Nuevo gatito, ¿qué necesita y qué no?

Puede que seas de los previsores que le agrade tener todo el "ajuar" del nuevo gatito preparado a su llegada. Pero si te ocurre como a mí, que la mayoría de gatos llegaron por sorpresa o los recogimos de la calle, entonces no tienes más remedio que ir aprendiendo poco a poco qué necesita el gato para ser feliz. Quitado los cachorros de menos de cuatro semanas, que precisarán para su crianza cosas más específicas(que apunto más abajo), en general, con unos pocos objetos, el gato verá completada su felicidad en nuestro hogar... Un par de platitos de plástico duro para dos tipos de pienso(ver apartado alimentación), y una vasija para el agua, son lo primero a buscar. Seguro que en el bazar de abajo venden recipientes de comida para gatos. Yo encontré unos platitos de papilla de bebé, que son ideales para el pienso, de plástico, con un diámetro de unos diez centímetros y hondos. Aunque si no te apetece o no deseas hacer gasto, un táper adaptado a su altura puede hacernos su papel. La desinfección del cuenco del agua la hago cada día. No es mala idea dejarles, en lugar de una vasija con agua, un par, en lugares distantes de casa, por si jugando derraman el agua de una de estas. Por supuesto que el agua se la cambio diariamente pues coge polvo, pelos, etc. La desinfección de las vasijas para comida seca ha de hacerse varias veces a la semana. Por supuesto que cualquier recipiente que llenemos de comida húmeda demandará su limpieza tras la comida. Yo uso lejia y una vez aclarada con abundante agua, un poco de bicarbonato, para quitar cualquier resto de olor a desinfectante (si no tenéis en casa, lo podéis sustituir por un puñado de sal fina)... Cuando recogemos un gato de la calle o de un refugio, que usualmente vienen sucios, o nos regalan un cachorro en malas condiciones, siempre es necesario darles un baño de agua tibia los primeros días. Después, el gato suele lamerse él mismo. Si el gato no tiene otro compañero felino en casa que pueda asearle los lugares donde él mismo no llega, podemos darle un rápido baño una vez al mes. El baño a un cachorro no consiste en capuzarlo sin miramientos. Yo pongo un barreño con agua tibia, de aproximadamente dos centímetros de profundidad y un poco de gel de bebés,y solo le intruduzco la zona de las patas y el ano, para el lomo, con una pequeña esponjita (o palmaditas con tu propia mano) voy mojándolo con cuidado, sobre todo de que no le caíga agua dentro del conducto auditivo o por la cara, pues se agobian muchísimo. Ya habrá tiempo de lavarles la cara con esa misma esponja, pero fuera ya del barreño. Al salir debe tener preparada su "albornoz", un trozo de jersey o toalla vieja, o alguna ropa suave de niño que ya no usemos, sirve. Si es pelufosa mejor. Y debemos ir secando su pelaje con una telita, frotando suavemente. Y luego dejarle en un lugar cálido y tranquilo para que se termine de secar por él mismo. No hay que olvidar que el gato precisa, desde el primer momento que llega a casa, un recipiente con arena para hacer sus necesidades. Si el primer día no hemos tenido tiempo de comprar el recipiente higiénico, una cajita grande de zapatos forrada con bastante papel de periodico puede sacarnos del apuro. Probablemente , si es cachorro, la primera vez que le subamos a la cajita para que se familiarice, se ponga a jugar sobre la arena y a sacarla de la caja. Es natural: al gato le encanta escarbar le encanta la tierra y jugar con ella, y su arena higiénica es lo más parecido que podrá encontrar en nuestro piso, junto a las macetas. Así que la arena se convierte en un huertecito improvisado. La arena perfumada aisla un poco más del desagradable olor, pero desorienta muchísimo a los gatos, que no son capaces de oler sus deposiciones para buscar sitio libre para hacer sus necesidades, con lo que dejarán las caquitas sin enterrar. Durante algún tiempo usé la arena de marca blanca de un famoso supermercado, pero últimamente le han bajado la calidad de un modo tan notorio, manchándoles el pelaje de polvo, que he desechado esta marca por otras de calidad... Los gatos son muy agradecidos con la limpieza. El cajón higiénico se limpia cada día (no solo las deposiciones (escarbando la arena con la pala de lado a lado), sino las zonas del pipi, que son fáciles de diferenciar porque quedan como terrones oscuros y compactos de arena. Tras la limpieza, ponemos una capa de arena nueva, que sustituya la anterior. Mejor comprar una arena sin color, pues se diferencia mejor la zona humeda y, como mínimo, una vez a la semana hay que vaciar la caja del todo, desinfectar y rellenar con nueva arena (Las personas que acostumbran a llenar la caja con muy poquita arena deberán cambiarla con mucha más frecuencia). Es gracioso ver como harán los honores a la caja recien limpia, orinando aunque sea un poquito... Una camita para gatos adecuada a su tamaño le hará muy feliz. Venden todo tipo de camitas de distintos tamaños, grosores y formas, según tengamos más o menos gatos, pero una caja forrada de toalla, o una manta vieja puede sustituirla perfectamente los primeros días. Yo tengo una gata a la que le encanta mi vieja colchoneta de abdominales para echarse una siestecita, también la usa como afila-uñas. Hay gente que con una simple caja de cartón grande les construye a sus gatos verdaderos "castillos"; podéis ver cómo las fabrican en Youtube. A los gatos les encanta meterse en cajitas, son muy felices en esa "cueva" de cartón. Los juguetes son imprescindibles a todas las edades. Por supuesto, un hermanito con el que jugar y que le ayude a asearse zonas de su cuerpo más inaccesibles para él, sería ideal, y que también sus papis humanos jueguen todo lo que puedan con él. No hace falta gastar demasiado en juguetes para gatos, porque el gato es muy feliz con una simple pelota de papel arrancado de una libreta o con un cordel del que tiramos nosotros, de lana o lacito, que a él debe parecerle un largo réptil que perseguir. A mis gatitas les han regalado un juguete especial, se trata de los llamados "bigotes de gato", unos pequeños peluches de felpa que contienen menta en su interior, que es un olor que las estimula mucho. Es divertido observar cómo restriegan su pelaje por el juguete, y saltan y corren para alcanzarlo, aunque una de ellas entró en celo justo después de olfatear el juguetito (ahí lo dejo). Descubrí la pasión por mi plumero de quitar el polvo. Jugar con el plumero es algo que les chifla, porque parece un pájaro. Pero es bueno recien adquirido, lavar las plumas sumergiéndolas en agua con lejia y bicarbonato y después aclarar bien y secar al aire. Por precaución, ya que lo muerden. También les encanta meterse dentro de bolsas grandes y sacos de cartón. Ojo, si les permitimos jugar con estos, cortarles las asas y hacerles agujeros grandes para que no queden atrapados. También les divierten las pelotitas de goma espuma, los juguetes que lleven plumas o ratones mecánicos. Mis gatos siempre han tenido verdadera pasión por las canicas y los coches miniatura. Es divertido echárselos y ver como te los devuelven con la patita. Eso sí, recoger todo después de jugar para evitar posibles accidentes familiares... Uno de mis gatos machos disfrutaba horrores explotando globos, sin embargo a mis gatas les asusta... A todos los gatos que he tenido les ha encantado en invierno colocarse cerca de una estufa o radiador, de hecho se colocan tan cerca como pueden. En casa de mis abuelos paternos había una amplia chimenea y el gato de la casa solía ponerse incluso¡ encima de los rescoldos! Es increíble, pero pueden pasarse horas echados al lado de un calefactor y tan felices... Ah, y por supuesto un cepillito (imprescindible para nuestras queridas coquetas) es fundamental para que pierdan el pelaje sobrante, evitanto las temidas bolas de pelo en el estómago. Un gato de pelo largo necesita peinarse al menos una vez al día, por supuesto que si tus gatos son persas, desenredar su pelaje es imprescindible para evitarles el trauma de tener que ser esquilados. Por supuesto un verdadero amante de los gatos jamás usará ventiladores para secarles el pelo tras el baño, o incluso aberraciones como aspiradoras o papeles pegatina, son monstruosos. Durante años compré cepillos al uso, con cerdas metálicas y durísimas. Puede que suene algo cutre, pero cuando descubrí que mi recien adquirido cepillo de cepillar la ropa era más efectivo(agarra mucho más pelo) y suave para su pelaje, ya no lo cambié. Truco: lo ideal es cepillarlos al principio un rato de la cola a la cabeza, porque sale mucho más pelo sobrante, para luego, cepillar en sentido inverso.... Si vuestro gato deja pelo en las sillas, butacas, sofas, un remedio sencillo para quitarlo es enfundaros un guante de estos de fregar la vajilla, lo humedecéis con un poco de agua un poco jabonosa, y comenzáis a pasarlo por la superficie restregando la palma abierta de arriba a abajo. Gracias a su superficie rugosa, veréis que en pocos segundos habéis recogido todo el pelo. Si se trata de mantitas, lo mismo. Por supuesto que a medida que pase el tiempo descubriremos nuevos elementos que precisa nuestro amigo. Un transportín se hará necesario casi desde los primeros días, para visitas al veterinario, o si nos vamos a pasar unos días a nuestra casa de campo o playa, por poner un ejemplo. Gastar un poco más en un buen transportín a la larga nos saldrá más económico. Si tienes más de un gato, como es mi caso, una buena idea para evitar que viajen incómodos o apretados es comprar un transportín para perros medianos. El mío venía con una cómoda colchoneta interior, y comedero y bebedero. Cuidados específicos para gatos recien nacidos sin madre. Cuando era una jovencita, unos amigos nos trajeron un par de cachorros en muy mal estado, y que eran practicamente recien nacidos. Había que frotarles cada dos horas desde la barriguita hasta los genitales con algodón o papel higiénico suave, hasta que se veía que ya no salía más pis, imitando los lametones de la gata, con el fin de que expulsaran la orina. Estos movimientos también son necesarios para que evacuen sin problemas la caquita. Y su crianza planteaba problemas porque no sabían sorber la leche de un cuenco. Como mi economía era la de una estudiante, se me ocurrió que usando un cuentagotas podría darles la leche y funcionó a la perfección. Enjuagué muy bien el tubo, llenándolo con agua y vaciando repetidas veces. Una vez perfectamente limpio, iba absorbiendo la leche tibia, acercándoles la bolita del extremo a la boca(sin introducírsela en la boca, solo acercándola) soltando gota a gota la leche, hasta que estaban saciados, aunque ahora iría a comprar un biberón para ellos en cualquier farmacia. Poco a poco fui probando si ya querían sorber solos la leche(no olvidar que también hay que ponerles ya agua una vez sepan sorber), y entonces quedas como más liberada, pues cuando son pequeños hay que darles al menos cinco tomas al día. Decir que esos dos pequeñuelos se convirtieron en dos preciosos y enormes gatos... Si el gatito ha llegado con rodales sin pelo probablemente tenga sarna, mira la sección de remedios naturales, también hay un apartado para los piojos. Una camita en un lugar de casa caliente(mejor una cajita limpia forrada de toalla o mantita, de la que de momento no puedan salir por el riesgo que podamos pisarlos por la casa), con un peluche junto al que acurrucarse como si fuera su mami, completarán lo que necesita el pequeñín o pequeñines. Por supuesto que grandes dosis de cariño, mimitos, palabras amables y dedicarles tiempo para compartir juegos y vida familiar, ni que decir tiene que resultan imprescindibles. Las pipetas antiparasitarias, al no ser que el gato viva al aire libre, son bastante prescindibles. Algunas marcas solo sirven para irritarles la boca y los ojos. Y en cuanto a las vacunas, solo sirven para que pasen un mal rato. Jamás ha enfermado uno solo de mis gatos, y nunca he usado vacunas. Puede que suene radical, pero estoy segura que el gato que enferma, siempre tiene que tener una causa emocional: o porque no le quieran o poque se sienta invisible. Eso no significa que no vayas a llevar al tuyo a revisiones con el veterinario, pero antes de realizar lo que éste te aconseja, siempre infórmate de qué consecuencias ha tenido en otros gatos de conocidos el concreto tratamiento que te ha propuesto... Tampoco sirven para nada, además de resultar intolerables, los castigos físicos o malos modos para que aprenda lo que al dueño meapilas se le antoje. Si no quieres que un gato te estropee el sofa, no tengas gato. Todo verdadero amante de los animales, sabe que el gato debe subir al sofa como un miembro más de la familia que es. Los malos modos solo sirven para hacer un animal violento o triste y asustado. Aquí trabajamos con refuerzos positivos, Osea que si se porta mal, se le dice no con energía, y no se le da la barrita de premio. Al tiempo que cuando lo haga bien, se le harán mimitos... Por supuesto un gatito necesita otro gatito. Siempre mejor acoger dos gatitos(o más). Ellos mismos se asean en las zonas de dificil acceso para un solo gato como orejas o cuello. Además se sentirá más feliz con un colega de su propia raza con el que tiene, claro, mucha más afinidad. Comerán juntos, dormirán muchas veces juntos, y jugarán juntos, etc.

2 comentarios:

  1. Se nota que eres una verdadera experta en gatitos! Uaahh! ¡Cuánto sabes, moza!
    Son unos seres muy cariñosos, pero con caracter propio y preferencias, que hay que respetar. El que me visita, me tiene enamorada....Besitososos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que te visita ha escogido lo mejorcito de la casa, que ellos siempre captan ese algo especial en las personas.
      Besitosss!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...