Espacios seguros

Amar a nuestros "hijos gatuso,s" requiere en primer lugar, tomar conciencia de que sus menudos cuerpecitos están expuestos a peligros muy concretos, sobre todo dentro del hogar. Una bañera que se ha quedado con un pequeño resto de agua porque no cuele bien (o porque no hemos olvidado retirar el tapón) o un barreño de hacer la colada con algo de agua en su interior, el cubo de fregar el suelo o hasta una olla grande llena de liquido sin tapa, pueden suponer una trampa mortal para nuestros gatos adultos, ya no digamos para un cachorro. Una lavadora o una secadora abiertas (siempre, después de cada uso, debemos dejarla herméticamente cerradas), también... Los gatos son curiosos por naturaleza y en su afán por descubrir nuevos rincones pueden ponerse en serio peligro. Yo tuve un gato que en su deseo de descubrir cada rincón de casa llego a meterse dentro del frigorífico, por fortuna para él entró alguien más en la estancia que me advirtió. ¡Yo ni siquiera me había dado cuenta , enfrascada como estaba en buscar algo en las bandejas superiores! Y mientras, Charlie, se colaba por la zona de abajo... Por eso debemos ser padres alerta. Que un gatito se cuele dentro del cajón de la mesita de noche, por poner un ejemplo, al principio puede parecernos gracioso, pero si el cajón es muy estrecho o lo cerramos sin percatarnos que él anda por allí, podría ser una trampa de la que será difícil salir. Aquí dejo una pequeña lista para dar ideas de posibles lugares u objetos peligrosos: -Los enchufes, cuidado con los que tengan alguna rotura, o les falte alguna pieza.(Tapar con algo de cinta aislante hasta la reparación puede ser una solución) -Detrás de los electrodomésticos(no dejar hueco o tapar el acceso.) Un cachorrro puede introducirse incluso bajo un frigorífico. -Las bolsas de plástico pueden comvertirse en una trampa, no es la primera vez que uno de mis gatos ha quedado atrapado por el asa de una de las bolsas de la compra, porque al llegar a casa las dejamos al descuido. Cuidado también con la asfixia, pues les encanta intoducirse dentro. -Cuanto menos entre el gato en la cocina mientras estemos cocinando, mejor, para evitar sustos. -Una bicicleta en marcha o estática, cuidado con los radios y los pedales, pues podrían introducir su patita. -Los ventiladores, mejor no dejar que se acerquen o hacerles ver el peligro, con la palabra "No" hasta que el gato se acostumbre y no meta la patita entre las aspas. -A los gatos les escantan los calefactores, estufas, chimeneas porque son muy frioleros. Poner su mantita o colchoneta cerca de esta fuente de calor, para él es una delicia, pero cuidado con acercarlos demasiado. Las chimeneas cuando no estén encendidas deben tener tapado el tiro. -Un horno caliente que se queda abierto. -Si se rompem vidrios o cerámica, no dejarles acercarse y recoger concienzudamente los restos por pequeños que sean, o podrían clavarse una astilla en la pata. -Cuidado con las repisas de balcones y ventanas, tapar el acceso con macetas o podrían caer por el balcón. -Revisar edredones, mantas y en general ropa de cama antes de echar a lavar, no sería la primera vez que algún cachorro pueda enredarse en algún pliegue. -No es aconsejable que el gato esté mientras se limpia la casa. Podríamos aplastarlo al correr un sofa o una butaca. -Las tablas de la plancha tienen en la parte anterior unos huecos donde si cuela su pata podría ser muy dificil sacarla(y esto le ocurrió a mi gatita). -Todos los gatos se cuelan antes o después en un armarío de casa. Por eso, especialemente si es cachorro, conviene llevar cuidado al depositar en su interior ropa de casa pesada, podríamos dejarlos atrapados. -Las ventanas batientes y una corriente de aire, podrían hacer que se llevaran un buen golpe o pillarles su colita. Dejarlas fijas con algo que impida su movimiento alejará el peligro. Lo mismo digo de las puertas. -En el exterior, mucho cudidado con piscinas, pozos y alquerias. -Si tenemos corrales, las gallinas deben andar en su sitio y no permitir que el gato pueda entrar en contacto con ellas. -Las tapas del wc siempre han de permanecer cerradas. -Extremadamente peligroso: los insecticidas o, si vivimos en huerta o jardín, los pesticidas. Procurar que ni ellos ni sus alimentos puedan estar expuestos a estos químicos. -Vaciar los cubos de fregar el suelo. -Cuando rompemos crital o loza barrer el suelo a conciencia para evitar que quede algún trocito que puedan clavarse en la pata. Lo ideal es pasarle el mocho tras el cepillado. -Las verjas de alambre no deben ser de espino, y las celdillas han de ser lo suficientemente pequeñas para que sus patitas o cabeza no queden atrapadas. ¡Y por favor, decid no a esa aberración que suponen "los pastores eléctricos", que se colocan en los límites del jardín con un voltaje para disuadir a los gatos de no traspasarlas. ¡¡Infame!!.. -Los vehículos deben usarse con precaución de que no haya un gato cerca, o mantenerlos en zona aparte de donde se muevan nuestros gatos... -Cuidado, si no queremos perder para siempre a nuestro gato, con dejar la puerta de la calle abierta en un descuido. Es común al llegar con la compra, por ejemplo, dejarlas abiertas, con lo que dejamos via libre para los exploradores, exponiéndoles así a que se pierdan o pueda cogerlos algún desaprensivo. En un post relataré cuando mi gata se escapó y la retuvo un vecino, os sorprenderá. -Hay que tener especial cuidado cuando tenemos obras en casa. Los botes de pintura, los sacos de material podrían suponer peligro para ellos, por lo que lo ideal sería que tuvieran prohibido el acceso a las estancias donde se guarden este tipo de materiales. Cuidado pues con el trasiego de entrada y salida de obreros, pues nuestros amigos podrían salir de casa y perderse... -Es bueno preguntar al personal de servicio que va a entrar en casa si les gustan los gatos. Cuidado al meter alguien a casa que en nuestra ausencia pudiera actuar mal con nuestro amigo. Si vemos el gato tristón o extrañamente agresivo o, que cuando nos acercamos a la puerta de la calle para salir, viene con nosotros como queriendo seguirnos, también cuando al regresar, comprobemos que ha estado frente a la puerta esperándonos, porque esto indicará que el gato no quiere quedarse en casa con dicha persona, la cual podría estar maltratándolo de un modo u otro. -Cuidado con vecinos desalmados. No sería el primer gato al que envenena un tipejo, verdaderos sinverguenzas, que odian a los mininos... Hay más cosas, pero es vuestro amor por vuestro gato, unido al sentido común, lo que en cada momento os irá indicando qué elemtos de casa o el exterior, que a cualquier observador no interesado en el bienestar de los animales le pasará totalmente desapercibido, resulta peligroso para ellos en cada caso particular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...