viernes, 12 de octubre de 2018

Amor perro (y gato)

Esta mañana he bajado al chino a comprar unas alfombras para el baño, y mientras el vendedor me empaquetaba la compra ha entrado un hombre con su perrita de lanas.  Sin pensar mucho he soltado: "hola, guapa".... El hombre, que se acercaba al mostrador a ver algo, se ve que oye "hola", se  gira   y me contesta "Hola", aunque yo ya no estaba a su altura, sino agachada a la altura de su perrita, haciéndole carantoñas.
Me he dado cuenta que no le he hecho demasiado caso ni he sido demasiado educada, ya que el pelito tan suave de la  bichón maltes, que era un amor, me tenía totalmente absorbida. Vamos, que creo que el señor se ha dado cuenta de que no le he saludado a él, sino a su perrita.
Como ves, querida Margalida, los casos raros, no solo se dan por tu querida Mallorca, je je.
Luego con curiosidad, le he preguntado al hombre: bueno, ¿es guapa o guapo?, porque no se apreciaba bien, y va él, y me contesta: guapa, guapísima....Va el chino y se rie. Y cuando el hombre se va, le dice a la perrita,¡ vámonos, cariño!.... En fin, no sé si de guasa, o no....
En fin, ¿me estoy volviendo insociable?  Podria pensar que me está pasando esto de cuanto más conozco al hombre, más quiero a mi gato/perro/tortuga.... pero a veces se me olvida que mis congéneres también son "animalitos" con derecho a cariño, je je.....

miércoles, 12 de septiembre de 2018

Comprar por Internet, ¿es seguro para nuestras mascotas??

Hace unas semanas adquirí por Internet un rascador y centro de juegos para mis  gatas. Yo lo llamo el árbol porque mide casi dos metros de alto, y precisamente, para esto lo quería, para que jugaran a trepar. La idea de tener que montarlo no me asustaba demasiado,  su diseño sencillo, en la foto que ofrecía Amazon, no presagíaba grandes sorpresas a la hora de abrir la pesada caja que, en poco, tenia plantada frente a mí.
Me apresuré a abrir para ver su contenido. Las piezas venían envueltas en una gruesa bolsa de plástico transparente, todo parecía correcto, normal. Me dispongo a desenvolverlo, y bueno, estaba todo lleno de polvo, y suciedad, pero con mente positiva me dije, bueno, ahora le doy con un paño mojado.
Me afanaba en colocar cada tuerca en su sitio, cuando, sin creerlo, veo saliendo de la caja un monstruo negro parecido a un alacrán pequeño, con cola acabada en hoz, algo muy feo, muy raro, que por aquí no tenemos, y que seguramente venía de tierras muy extrañas a pegarme el susto de mi vida. Ahora lo cuento y aún me erizo, lo prometo, que el bicho de marras daba mucho yuyu. Sin acordarme del santo del nombre del karma, le pequé un pisotón que lo dejé KO. Luego debió salir un segundo, pero un poco después, justo en la parte de pasillo donde había colocado el arbolito.
Imaginad mi decepción.
Pensar que esas cosas podian  estar cerca de mis queridas hijitas, picarles y causarles cualquier enfermedad, casi a punto estuvo de que devolviese todo y lo mandase todo al cuerno, pero me daba rabia la ilusión con la que lo había adquirido.
Allí que estoy yo, sacando el cacharro ya construido al rellano de escalera, que gracias que siendo agosto no habia un alma. Rocío una sábana vieja con insecticida (debí echarle medio tarro o mas, que casi fenezco) y allí que lo dejo tapado, tipo mueble viejo de la peli Los otros, pero en versión gore. Lo llegan a ver los vecinos y salgo en los periódicos, pero en sucesos... En fin, un cuadro. Luego  de tenerlo en cuarentena unas horas, lo  lavé con alcóhol de romero y vinagre y lo saqué al balcón a secar. Preguntándome porque mi vida se había vuelto tan bizarra desde que  se me había ocurrido comvertirme en mamá de gatos compradora por Internet. Vamos, que no hay derecho a que jueguen con la seguridad  de nuestros queridos amig@s.



sábado, 14 de julio de 2018

Una vieja amiga en apuros

Esta mañana, sin previo, aviso has vuelto a visitarme. Te has posado en la barandilla de mi balcón, y has paseado arriba y abajo, para hacerte notar. Vieja amiga paloma,  a pesar del mucho tiempo pasado, aún te acuerdas que cuando pasabáis hambre fui la mano amiga que os ayudó, y gracias a eso pudistéis reproduciros, aumentar de  cuatro  palomitas escualidas que quedabáis medio muertas de hambre, a formar una colonia de entre diez y doce, que os hizo visibles a los  ojos casi siempre indiferentes de la gente que pasa por la plaza. Eso sirvió para que algunos comenzaran a fijarse en vosotras, animándolos a compartir su pan. Al final, pude dejar de alimentaros, porque una buena señora se hizo cargo de vosotras durante estos meses, y ya no me necesitastéis, pero el verano, las vacaciones, y que probablemente vuestra benefactora se ha decidido a trasladarse o viajar, os ha dejado de nuevo desamparadas.
Ha sido extraño, hasta Grace, que te ha visto porque estaba en el balcó, no ha hecho ni un gesto contra ti,  olvidando sus instintos felinos, comos si comprendiera que venías buscando auxilio...
Me ha hecho gracia la buena memoria que tenéis, que aún después de meses entendías que en esta casa se os aprecia. El pan bimbo integral mojado en agua os ha gustado; que hace mucho calor, hay que refrescarse.
Todo esto me ha hecho reflexionar, imaginar la cantidad de animales que por egoísmo o por desidia humana, se quedan todos los veranos sin ayuda, sin pitanza, sin agua. Y esto a pocos les importa, pues los nobles queridos amigos  no votan a ningún partido político.

jueves, 14 de junio de 2018

Vincent

Querido Vincent, tú que eras un macho feliz, salvaje, juguetón y muy activo, al que siempre te gustaba ir por ahí de parranda a buscar novias. Que luego volvías y marcabas la casa de tus dueños, esos que creen quererte, para dejar tu inconfundible marca de macho gatuno en busca de la felicidad que mereces solo por haber nacido en este planeta de tontos, pues tú, has tenido la mala suerte de que esos dueños que tanto decían quererte te hayan fastidiado la vida.
Sí,  esos dueños, te han castrado, porque no querían un gato nervioso, querían un ragdoll, un gato tranquilón, un juguetito sumiso y callado al que acariciar sentados al sofá de casa. Tu mirada ahora, Vincent, es vacía, ha perdido toda expresión, como si se te hubiera escapado el alma, y pareces eso, un gato de trapo, sin vida, inerte. Eso sí, los feos de alma de tus dueños, ahora son más felices y dicen que ha llegado la paz al hogar, que ahora tienen el gato casero que siempre soñaron. Pues felicidades... Querido Vincen,  te dedico la misma frase que una vez alguien muy especial me dijo: siempre hay gente, jodida gente mediocre, dispuesta a hacerle sombra a los tulipanes....Espero y deseo que cada vez seamos más los que entendamos que no tenemos derecho!

sábado, 12 de mayo de 2018

Ellos son amor, aprendamos de ellos



Al ver este hermoso vídeo no se entienden historias como la que encontré hace poco en un diario local, una tipeja asquerosa, no he encontrado otro calificativo, metió a su gato a la lavadora y le dio al centrifugado. Seguramente su alma llena de oscuridad la empujo a tal acto; vivir para ver, porque no entiendo que en un ser todo bondad alguien pueda sentir la necesidad de dañarlo. El pobre gatito sobrevivió, pero la muy sinverguenza amenazó con meter a su perro igualmente, todo esto lo grabó y lo subió a las redes. Vivimos en un mundo donde una imbécil masa añora ser protagonista, y cuando no pueden serlo por algún mérito digno, parece que no les importa conseguirlo por actos tan absurdos y sórdidos como estos. La gente se movilizó para parar tal barbarie, se recogieron más de 300.000 firmas.  Lo que muchos no entendemos es qué clase de leyes tenemos  en este país para que esta gentuza no haya ingresado ya en prisión. Eso, vivir para ver.

lunes, 16 de abril de 2018

La mala educación

Más de una vez observé a una paloma siendo perseguida y hasta devorada por uno de los gatusos que vivían en el barrio viejo. Reconozco que, aunque la pobre tórtola me daba pena, jamás moví un solo dedo por salvarla, ya que me parecía que no había que meterse en el ciclo de la vida. Pero lo que vi mirando por una ventana el pasado domingo sí hizo vibrar esa especie de alarma de defensa animal que tenemos todos los que amamos a los animales: dos chicuelos de alrededor de catorce se divertían a costa de una pobre paloma, tirándole del plumaje, apretujándola, y haciéndola sufrir. No entendí por qué se había dejado capturar, pero enseguida me di cuenta de que la pobre ni siquiera podía volar, probablemente le habían roto algún ala. Por supuesto no iba a quedarme quieta, pensé que al ser solo dos niños podría convencerles para dejarla en paz, hacerles entrar en razón, así que salí para la ventana. Esto es arriba abajo lo que hablamos:
Ceci: eh!, eso que estáis haciendo es maltrato animal.
Chico 1: ¿qué dices culogafo (o alguna palabra parecida)?
Ceci: que eso no se puede hacer, existen leyes de protección animal. 
Chico 2: ¿Y eso qué es?
Chico 2 (apretando al animal) : ¡A que la mato.!..
Yo pongo cara de póker aparentando que no me afecta...
Ceci: No sé si sabéis que la policía tiene una patrulla de defensa animal, el Seprona.
Chico 2: qué miedo
Ceci: muy bien, pues si no me escucháis a mí, tendréis que escuchar a la policía.
Chico 1: ya, y me lo creo...

La cosa es que al final, tuve que llamar a la policía para que soltaran a la pobre paloma. Lo que más me impresionó fue que aquellos dos niños, que seguro que son expertos en buscar de todo por Internet y de pasarse juegos y vídeos por el móvil no tenían ni la más ligera idea sobre maltrato animal. Se notaba que eran marginales, vale, pero escolarizados seguro que estaban. En el colegio seguramente no habían oido mucho sobre el tema, y ya de casa seguro que venían sobraditos, pero de mala educación. Espero y deseo que los derechos de los animales sea algo de obligado estudio en los centros educativos, que se aprenda desde bien pronto a que no por ser más fuerte, puedes hacer lo que te dé la gana. 

lunes, 12 de marzo de 2018

Tocando a cuatro manos


La música amansa a nuestras pequeñas fieras, viendo este delicioso vídeo no hay duda. Que lo disfrutéis, amig@s.

lunes, 12 de febrero de 2018

A la cárcel con los miserables

Seguro que ahora andáis jugando por el Cielo...
Murcia, de nuevo, es noticia por algo especialmente sórdido. Una familia ha enterrado vivos, como seguramente ya sabréis porque ha salido en todos los medios, a unos cachorros de labrador. Afortunadamente el código penal recoge cárcel para estos desalmados; ojalá la pena sea ejemplar. Días antes, en el hormiguero, vemos a una perrita a la que la miserable de su dueña tuvo nada menos que nueve años en una azotea, sin bajar jamás a pasear, sin medicinas ni cuidados, sin cariño, recibiendo malos tratos,  dándole solo un mendrugo para que no se muriera de hambre... Ojalá la ley entienda que esta persona también es merecedora de cárcel..
Dani Rovira enseñó durante el programa la forma de denunciar este tipo de cosas. Tenemos que grabar todo un día en que ese animal, en manos de un desgraciad@, al que vemos desde casa, lo tienen ahí sin bajar nunca, encerrado y desesperado. Porque, a la postre, sin pruebas no nos harán mucho caso. Y nada, a denunciar a comisaria. No dejemos pasar este tipo de sufrimientos.
Y, entre tanta noticia incomprensible, porque me parece incomprensible que haya gente tan sumamente mala y sin escrúpulos por ahí suelta, pues una buena: acaba de entrar en vigor en España el Convenio Europeo de protección de animales, que prohibe amputar rabos, orejas, extirpar uñas y dientes, cuerdas vocales (¡por favor!) , y, en general, todo lo que sea modificar su aspecto porque al anormal del dueño le "haya dado por ahí"...
En fin, anverso y reverso.

viernes, 12 de enero de 2018

Naturaleza en estado puro

Jopeta, ya nos habéis vuelto a pillar con la dichosa posturita de Yoga...
Es Enero, ese mes especialmente "intenso" para las mamás y los papás de gatas no esterilizadas, debido al celo que padecen. He leído en alguna página de Internet que el celo de las gatas es más intenso en primavera, pero toda la vida escuché decir a los antiguos (y esto lo he comprobado tanto con mis gatas, como en gatas callejeras a las que he alimentado) que enero era el mes de celo más fuerte.  Muchos de los que me leen saben que el celo aprieta fuerte este mes; junto a abril y junio, yo diría que son las etapas con celo más intenso. En nuestro caso, todas mis gatitas ya lo han pasado por lo menos una vez, y Coco y Solita están repitiendo... Para los que estéis pensando en adoptar gatitos, y lo imaginéis todo de color de rosa, conviene ser algo realista y poneros un poco en antecedentes: que te despierten en una noche dos o tres veces maullando a pleno pulmón, yque  durante el día anden maullando,  empalagosas con la familia y restregándose por el mobiliario, puede llegar a ser una situación bastante estresante. Al escribir esto, Coco, terminando de comer, ha comenzado a maullar a tutiplén. Para ella, que es siamesa, el celo es especialmente intenso, pero también tengo la suerte de que ella nunca marca. Por supuesto que todo el amor que te aportan es tanto que compensa con creces estos "incómodos momentos". Pero me gusta comentarlo, porque antes de poner en nuestra vida un amigo felino, conviene sopesar si nuestro modo de vida y nuestras capacidades son las necesarias para hacerles la vida natural y feliz. Espero que todo esto asuste lo suficiente a estos que son muy de hoy es un cachorro mono al que mimar, mañana es un bicho molesto del que deshacerse o al que castrar.... No son un juguete, no los puedes devolver ni cambiarlos por otra cosa, como si fueran un bolso del Corté Inglés, tampoco tienes derecho a arrebatarles lo que Dios les regaló.... No son un objeto, sino naturaleza en estado puro. Así que mejor, adopta un pulpo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...