lunes, 12 de junio de 2017

Hola, amig@s, este mes me gustaría relataros algo espeluznante acerca del sufrimiento animal en las fábricas de alimentos de este país. Unos activistas amigos de un amigo, se metieron hace algún tiempo en la fábrica de una conocida marca de charcutería, y lo que vieron fue del todo horrible. No quisieron contarlo todo para que no sufriéramos, pero solo decir que encontraron habitaciones donde los pobres pollos vivían hacinados unos encima de otros como si fueran una caja de palomitas de maiz. Los pobres animalitos tenían tumores, alas rotas, estaban destrozados, en suma. ¡Exijamos a todas las fábricas que demuestren que no existe sufrimiento animal!  Os dejo unas foto sobre el tema y un link para que podáis conocer más a fondo la barbarie que existe en las fábricas españolas.....https://www.infolibre.es/noticias/politica/2016/01/28/industria_carnica_espana_44014_1012.html
 La del principio del post es más simpática, me gustó porque me sentí (seguro que os pasa a muchas), totalmente identificada como mamá de gatos.




2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo, pero, en una sociedad en la que se mata a los seres humanos en su estado fetal, sin compasión ni escrúpulo alguno, no es de extrañar que se haga lo mismo con los animales. Tu denuncia es oportuna, pero echo de menos la misma pasión y conmiseración para con esos seres humanos a los que no se les permite desarrollarse como la naturaleza manda, y se les mata de formas horrorosas también, que cuestionan la humanidad de los individuos que los llevan a cabo.
    Sinceramente me duele mucho más lo primero, sin dejar de lado lo segundo, ya que cuando alguien se comporta de forma correcta y respetuosa para con la vida humana, también lo hace con la vida de los animales.
    Estamos en una sociedad egoísta y asesina y esto no parece que vaya a mejorar.

    Un abrazo, Ceci y muchos besitos para ti.

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, querida amiga, vivimos en una sociedad enferma, llena de egoísmo y falta de valores humanos, donde lo que prima es el maldito dinero. Preparando el sandwich de la cena me reprochaba: acaso sabes o te has preocupado por conocer la procedencia de estas lonchas de jamón york... Pues no, ni idea. Encima los productos de granjas naturales resultan mucho más caros. Nuestra indolencia ayuda a que estos monstruos continuén tratando a los animalitos como a fardos.
    En fin, besitos!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...