miércoles, 12 de abril de 2017

La prepotencia del ayuntamiento de Murcia

En la anterior entrada os comentaba acerca de la pequeña colonia de gatos que habita en un solar al lado de mi casa. El solar,  aunque actualmente aseado, resulta algo viejo, y parece que debía dañar la vista de los burguesitos de reciente entrada en el barrio. Como os contaba, los gatitos vivían allí, dormitando en el viejo coche del dueño, sin hacer daño a nadie; siendo alimentados por algunos vecinos de buen corazón, preocupados de ponerles agua limpia y comida cada día. Los gatos estaban sanos y daba gusto verles, pero claro, ese desprecio generalizado por "don burguesito y doña burguesita en mi calle mando yo,  todo lo que desenfoque de mi enfermiza foto fija me sobra", pues ha dado la voz de alarma (¡Oh!, ¡socorrooo, hay seis gatos en mi calle!), y los del ayuntamiento de Murcia, muy sesudos ellos, en lugar de entender, como entendemos varios vecinos, que los gatos lo que hacen es eliminar ratas y demás alimañas, y por tanto son beneficiosos, pues nada, ha tapiado las dos entradas al solar, dejando a los mininos algo descolocados.
Las buenas personas del barrio, queremos dar una queja al ayuntamiento (algunos vecios hablan de hacer queja aunque sea vía telefónica), poner voz a esos gatos que ningún mal hacían. En algunas provincias se apoya a la gente que ayuda a las colonias de gatos, sin embargo, los ayuntamientos más retrógrados en materia de protección animal persiguen, criminalizan y sancionan a particulares (amantes de los animales) que, a su costa y de forma totalmente altruista, realizan esta labor, que consiste en la ayuda a los gatos urbanos.
De hecho, hace poco el ayuntamiento de Madrid ha sido condenado por imponer una sanción injusta a cuidadores de gatos. El juez da la razón a los cuidadores, el ayuntamiento ha tenido que devolver la multa (900 euros). Pero en mi localidad, aún vivimos en la época cavernaria, se ve. Y siempre tiene más derecho el vecino rico con ático planta, que el pobre viejo que tiene un viejo solar. Parece que aquí se decide a golpe de decreto: lo que pensemos los demás vecinos, sobra.
En fin, como siempre : nada  orgullosa de vivir en villadollar.

4 comentarios:

  1. ¡Oh! ¿y qué vaís a hacer? ¿Los gatos ya no pueden salir del solar? me imagino que con lo despavilados que son encontrarán la manera de ir a pedir comidita a casa de los vecinos. El hambre agudiza el ingenio. En cuanto a las autoridades, pues andan siempre preocupadas por el poder y el dinero, y claro un tema de gatos, no es más que una murga que hay que acallar como sea. Ya seguirás contando cómo se desarrolla el asunto.
    Besicos y abrazos

    ResponderEliminar
  2. Holitas, querida guapa!
    Pues nada, los gatos esa noche se quedaron en la puerta del solar, sin saber qué hacer ni a dónde ir. Imagina lo desubicados que andarían los pobretes. En fin, quién me lo contó, también me dijo que ya han buscado nuevo hogar, del que nada digo, por si acaso.
    En fin, lo que me encantó fue descubrir que ya existen jueces valientes, que no dejan que la administración cometa abusos contra buenas personas. El ayuntamiento tuvo que pagar hasta las costas.
    A mí me encantaría toparme con el dueño del solar para contarle todo esto, que ya existe jurisprudencia, porque no sé exactamente si le han multado por poner comida a los gatos o por derribo de solar, pero los operarios que quitaron la maleza, hace ya algún tiempo, me contaron que había sido multado, sin especificar el porqué. En fin, a ver si la providencia ayuda.
    Besitos miles!

    ResponderEliminar
  3. Son muy listos los gatos saben subir. El otro día vino uno muy grande con sus cataplines como si fuera todo suyo, me miraba de reojo y luego dio un salto sin tirar ninguna piedra de las que hay encima de la pared.
    Es complicado esto de los solares, los gatos en sí es lo que tu dices Fernandita se comen las ratas. El problema es la gente que les lleva botes de comida, botes con agua y va quedando en el solar todo este material además la comida se va acumulando formando un entorno dejado, pero la culpa no es el de la persona del solar.
    Incluso hubo una temporada una mujer llevó su coche allí donde había unos gatos y el coche pasó a ser la casita de los gatos casi a primera linea del mar.
    El mismo problema pasa con los gallos y gallinas que hay en algunas zonas. Los animales está muy bien verlos por el bosque, el problema es también los botes y plásticos con los que llevan la comida que queda todo por allí.
    El otro día también los del ayuntamiento les debió tocar captura de animales, no sé cuantos cogieron pero se nota que no tuvieron gran éxito.

    En las rotondas ya los han sacado a todos.

    Supongo que están en campaña de retirada de gatos, hay Fernandita no sé yo si mejor que no haya venido porque no te estoy defendiendo nada glup.
    Si pillan tu jardín no veas como te lo dejan de caquitas y huelen fatal.
    ¿No te gustaría más tener un par de hijitos?
    Te llamarían mami, fer i ta, te dirían muchos nombre inimaginables va mira que guapos son...!

    ResponderEliminar
  4. Ja ja ja, chica, si lo sé no te invito, ja ja ja ja...
    Que no, que es broma. Mira, es verdad que alguna gente es bastante incívica, pero los verdaderos amantes de los gatos solemos ser, además, respetuosos con el entorno. Si les dejamos un poco de comida seca (que no mancha), al día siguiente retiramos el minúsculo envase, para no molestar ni que los gatos llamen la atención de pijos alcornoques.
    Los gatos el caso es que en nuestro nuevo y artificial entorno molestan, siempre han vivido en Murcia, que antes era todo huerta, ahora ya, nos sobran. Y nosotros ensuciamos mucho más.
    Ayer, sin ir más lejos, fue el Bando de la Huerta, y no te imaginas cómo quedó la ciudad de basura (solida y líquida) sobre jardines, aceras, calzada, etc, etc. No sé cómo será por Mallorca, pero esta ciudad no es claro ejemplo de limpieza, te lo aseguro, y es claro que los gatos ni los amantes de los gatos tenemos nada que ver... Pero claro parece que la mierda de los humanos no cuenta.
    En fin, yo no me callo, que dejen en paz a los gatos. Muac muac!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...