miércoles, 12 de octubre de 2016

Espiritus familiares que se manifiestan a través de nuestros gatos

Como ya os relataba en el post anterior, en un principio, no me creí nada de lo que me contaban acerca de que los gatos eran vehículos a través de los cuales podían manifestarse nuestros seres difuntos. Sin embargo, siempre había creído en los espíritus familiares, en que esas personas amadas, permanecen de algún modo a nuestro lado y nos ayudan con los deberes diarios y nos protegen... Lo primero que me hizo cambiar de opinión fue la actitud de mi gata Solita. Tras la muerte de mi madre, mi padre se quedó triste y desconsolado. Me viene a la cabeza la imagen de mi gata, más bien independiente y huraña, sobre todo con los que no tiene confianza, y que en la época de duelo no se separaba de él, casi un extraño para ella. Allí los veía, mi padre frente al televisor, acariciando a la gata durante horas. Mi amiga, al enterarse, me lo refutó: el espíritu de tu madre se sirve de la gata para acompañar a tu padre; no lo dudes... Aunque yo todavía dudaba de una idea que continuaba pareciéndome solo una superchería de otros tiempos, contemplar a mi gata más huraña tan apegada a mi padre me parecía extrañísimo. Pero aquello no fue lo único que ocurrió y me hizo cambiar de opinión. Mi gata Grace también había sufrido una transformación tras la muerte de mi madre: andaba más cariñosa y apegada que nunca conmigo y con mis hermanas. Un día estaba sentada leyendo y Grace entró en el cuarto, levanté la vista y sé que lo que os voy a contar más bien hará que toméis por una pobre enferma, pero creedlo si queréis, y si no, pues no creerlo, pero me saltó el libro de las manos del susto que pude llevarme. Mi gata no tenía su cara, si no que difuminada en su cara, a modo de nebulosa, vi los rasgos de mi madre. LLamé a mi amiga para contárselo, y me confesó que a ella le había pasado exactamente lo mismo con una de sus gatas. Si le había pasado a alguien más, supongo que no debía yo estar tan loca... Que cada uno saque sus propias conclusiones.

2 comentarios:

  1. Querida amiga, los humanos solemos interpretarlo todo, y en ocasiones acertamos , más en otras nos equivocamos. Para poder interpretar rectamente un acontecimiento o cualquier asunto, dicen los clásicos acertadamente que debemos procurar acumular la mayor cantidad de datos y pruebas que puedan corroborar nuestra interpretación. Jaime Balmes en su libro " Criterio" lo explica magistralmente.
    Por lo tanto, yo te voy a dar mi interpretación de lo mismo que has descrito en este tu post, con tu permiso.
    Y es que tengo comprobado en multitud de ocasiones, que los perros y los gatos saben detectar muy bien los estados de ánimo de las personas, y en especial cuando estas tienen un dolor, una tristeza, una preocupación. Por experiencia propia fundamentalmente y por la experiencia relatada de otras personas que conozco, se comprueba que cuando uno está triste en mayor o menor grado, el animal de compañía lo detecta y procura acercarse a la persona, ofreciéndole su compañía, el contacto físico y la presencia silenciosa y llena de cariño.
    Esto, aunque no sea suficiente para erradicar del todo la tristeza, ayuda mucho a la persona que padece pena, ya que una pena compartida, es menos pena.

    Y en cuanto a lo segundo que relatas, te diría que tu vivencia posiblemente procede de una autosugestión, ya que previamente a lo que viste en el rostro de tu gata, ya habías aceptado en tu corazón la idea de que tu madre se manifestara a través de tus gatos, y orientada hacia esa posibilidad, viste lo que viste. No pretendo molestarte ni menospreciar nada de lo que viviste, sino simplemente darte mi punto de vista, ya que las almas de nuestros difuntos, al separarse de sus cuerpos, ven a Dios en toda su Belleza y Amor, y si Le aceptan y tienen aún manchas en su ser procedentes del pecado, ellas mismas, deseando unirse a tal maravilloso Ser Divino, marchan hacia el purgatorio, las almas santas entran directamente en el cielo y los que odian a Dios, por ser amigos del maligno, huyen de Dios, y quedan atrapadas para siempre en el mundo sin Dios que es un tormento eterno.
    Esta es mi interpretación de los hechos, y te la presento con sinceridad y sin querer molestarte en nada. Ya lo sabes. Besitos!!

    ResponderEliminar
  2. Sabía que me decías lo de la autosugestión, pero es que soy muy poco de sugestionarme, más bien soy mucho de seguir mi propio criterio, por mucho que la mayoría siga otro camino. No necesito que mi madre se manifieste por medio de nadie, no se trata de que la eche demasiado de menos y mi probrecita mente se buscara esa triquiñuela, je je...Sabes que no es el caso precisamente. Simplemente, sé lo que vi, y no soy la única que ha tenido dicha experiencia. La misma Carmen Martínez Bordiú, cuenta en una entrevista una experiencia similar. A ella la proporcionó paz, a mí lo que hizo fue darme un buen susto.
    De todos modos, son tantas decenas de miles de testimonios de personas que sienten, o han visto a sus familiares idos, que creo que deberías mirar las cosas con un poco más de amplitud de miras.

    Abre un poco tu mente, Felicity!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...