lunes, 12 de septiembre de 2016

Supercherías que no lo son y rezar por las mascotas

Hace algunos siglos, proveniente del folclore medieval europeo, existía la creencia de que los gatos eran un canal a través del cual los espíritus domésticos, nuestros queridos difuntos, nuestros ausentes, pudiesen manifestársenos, volver a darnos cariño y volver a cuidarnos. Sobre esto ya escribiré más en la siguiente entrada, pero recuerdo que, nada más comentármelo una persona que conoce de estos temas, me pareció tan solo una superchería. Afortunadamente, un impresionante suceso de hace un par de años, unido a las experiencias de las personas con las que hablé, me hizo mirarlo todo de un modo completamente distinto... Desde pequeña, mi querida gatita Grace, padece lo que yo llamo "los prontos duritos". Esto consiste en que por unos minutos deja de ser ella misma, se vuelve huraña con todos y actúa de forma impropia, pasándonos por encima de la cabeza, si estamos en reposo, con el peligro de dañarnos en un ojo o en la cara. También se pone violenta con el resto de gatitas, en especial con su hija, a la que quiere dañar. Al principio dejaba que se le pasara, hasta que un día, llevada por la intuición, se me ocurrió exclamar: "libra a Grace del mal, Amén" por tres veces.... Tal vez imagináis que no pasó nada, pero, para mi sorpresa, primero comenzó a bostezar largamente, luego se acurruco para descansar, y os aseguro que se le pasó el enfado absolutamente en ese momento. Hasta su mirada, fija y dura, pareció cambiar. Desde ese momento, cada vez que la encuentro "que no es ella", emito esas palabras, a veces unidas a hacerle la señal de la Cruz en la frente. No falla, su enfado desaparece para dejar paso a la Grace amorosa de siempre.... ¿Existen entidades representación del mal universal, capaces de usar a una gata bondadosa como canal para molestar y dañarnos? ... Hace unos años escuché en el programa radiofónico Espacio en Blanco, la experiencia de una señora que se comunica con mascotas. Como entre ella y otras dos o tres personas más, sanaron un caballo que tenía rota la mandíbula y al que había que sacrificar, quedándose a rezar toda la noche por este. A la mañana siguiente, gracias a la fuerza y convicción del dueño, y gracias al poder de elevación de la oración, el caballo estaba de pie y completamente sano... Suelo pedirle a San Francisco de Asís para que proteja de todo mal a mis gatitas, sobre todo si alguna rara vez han estado malitas, pero como también tenía curiosidad por conocer alguna oración especial para pedir por nuestras mascotas, sanas o enfermas, he buscado un blog en el que aparecen unas cuantas oraciones muy completas a otros santos. Os dejo el link con el blog donde lo encontré:http://www.oracionesalossantos.com/2015/08/san-roque-oracion-para-pedir-por-las.html

2 comentarios:

  1. yo creo que el mal espíritu puede influir también en un animal y por consecuencia, el Buen Espíritu también puede. Y mucho más. Conozco un gato del barrio que es un auténtico cabrón. Y no es un decir a la ligera, sino que he comprobado que el tio va a hacer daño y si yo se lo impido, persiguiéndolo por mi jardín, cuando llega al muro, al que no tengo acceso, se da la vuelta, me mira malamente y echa un pis, como si me lo dedicara...

    Al mismo tiempo, tengo otro, que jamás se mete con ninguno de los otros y yo, claro está, ya lo he bautizado como Angelito. Jejejeje, como ves no ando lejos de tus planteamientos. Besitos y abrazos!!

    ResponderEliminar
  2. Holitas, querida guapis!
    Pues esto que me cuentas del gato malo, me ha recordado a un gato de mi antiguo barrio que tenía mucha mala leche. Le llamaba Atila porque por donde él pasaba no crecían ni los hierbajos. Pero bueno, era un macho alfha, que había padecido mucho el pobre para sobrevivir hasta que me encontró. Supongo que es más fácil influir en el que ha sufrido.
    Besitosss!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...