viernes, 12 de diciembre de 2014

Adiestramiento de gatos...

...para reeducar a personas: -Si hago tres miaus, y me lamo dos veces el hocico, sígueme a la cocina y me abres una latita... -Si levanto la patita izquierda significa que quiero barritas... -Ya sabéis, en casa, siempre, todas las puertas abiertas, que no hay cosa que me ponga más nervioso que una puerta cerrada... -Cuidad vuestra forma física para practicar raudas carreras por los pasillos jugando conmigo al pilla pilla... -Jugar conmigo tres o cuatro veces al día (esto como mínimo)… -Dejar en sitio visible vuestros zapatos, no sabéis cómo gozo con esos bonitos rascadores... -Dejarme subir donde me plazca en casa, a mi libre albedrío.Recordar que me encanta explorar… -Yo no entiendo de conducir, pero en el coche, dejarme libre del transportín que pueda ir mirando por la ventanilla el paisaje…. -Jamás de los jamases usar castigos físicos… -Dejar que me columpie todo lo que quiera en cortinas, tapices(columpios gatunos) y, en estas fechas, el árbol de Navidad... -Dejarme libre por toda la casa…Bueno, teniendo cuidado de mi seguridad… -Darme chuches gatunas con frecuencia, sobre todo si me he portado bien….Bueno, ¿y cuándo me he portado yo mal? -Si te hago algún arañacito, recuerda: son gajes del oficio de felino... -Si muevo mi rabito cuatro veces al mismo tiempo que ronroneo, recuerda que tienes que cantarme. ¡Me encanta...Miauu! -Si me dibujas, no te olvides de cual es mi lado bueno... -Dejarme escarbar en el jardín, que tengo que dar rienda suelta a mi gen salvaje... -Y si muerdo al perro, comprensión, que en la selva impera la ley del más fuerte.... -Si se me escapa una cacota del cajón higiénico o vomito en la alfombra, nada de reñirme, que ¡nadie es perfecto!... -Un estornudo significa: ¿pero qué haces que no has encendido todavía la calefacción? -Tampoco olvides calentarme el sitio en el sofá de casa cada noche, que verás por ti mismo, cuando vuelvas de tus viajes a por la leche calentita a la cocina, como es verdad esto de que “el que se fue a Melilla, perdió su silla”…. -Me gusta comer a mi libre albedrío, así que los platitos llenos cada día... -Las persianas levantadas, que a mí me va el sol, nada de sitios lúgubres... -Odio las discusiones, la música alta y el tabaco, así que entrena para dejar tus vícios... -Si mi boquita dibuja un amplio bostezo, estoy diciendo: tengo sueño, ¿nos vamos ya a dormir?... -Si maullo a la luna con un melancólico "marramiauuu" es porque me he enamorado de la gatita del tercero. Con que ya sabes, te toca hacer de casamentero... -Olvídate de llevarme a ese tipo de veterinarios que se rién del sufrimiento animal, o te dicen eso de "tampoco es para tanto"…. -Si ves a alguno de mis amigos abandonado en un garaje o terraza, no olvides llamar a los muncipales. Un animal tiene ciertos derechos…. -Por supuesto que si ves a alguien maltratar a cualquier animal, llama a los municipales… Ah, y no olvidar la carta de los Reyes gatunos magos….Este año quiero un coche minuatura, un ratón eléctrico, y ¡canicaaas!….Dejadlo todo en mi zapato preferido.... Firma: representante sindical gatuno…..Que en estos tiempos que corren, si no te afilias a algún partido….

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Un regalo de los dioses

La cadena genética se pierde. Darwin teoriza que desciende de los miacis, pero si miráis los restos óseos de uno de ellos(ojo, no una representación pictórica, sino los fósiles), veréis que los miacis se parecen mucho más a unos réptiles. Por lo que tampoco hay eslabones de los gatos. Y siendo un animal venerado por el Antiguo Egipto, una idea no a pocos se nos viene a la cabeza: parecen como de otro planeta.... En el antiguo Egipto, los gatos domésticos eran considerados animales sagrados y fueron objeto de culto debido a que se decía que “provenían de las estrellas”. El gato era considerado como una encarnación del dios Sol y la gata era equiparada al ojo del sol. De hecho, la diosa egipcia Bastet era representada con cuerpo de mujer y cabeza de gato. También se creía que Ra, dios del sol, adoptaba la figura de un gato cuando descendía a la Tierra... Un autor griego, Diodoro de Sicilia, narra el caso de un soldado romano de las tropas de César, que hacia el año 50 a.C. mató sin querer a un gato en tierras egipcias. Una multitud furiosa de egipcios linchó al pobre hombre, que no se salvó de la muerte, a pesar del temor que entonces tenían los egipcios hacia los romanos. Ni siquiera le pudieron salvar los emisarios que envió el rey egipcio... Y es que en el Antiguo Egipto, si alguien mataba voluntariamente a uno de nuestros queridos amigos era condenado a muerte y si era involuntariamente, pagaba una multa que fijaban en cada caso los sacerdotes. ¿Eran un pueblo atrasado? Porque a mí me parece justo todo lo contrario, que los ignorantes somos nosotros. Nuestra Ciencia solo nos ofrece teorías, pero la vasta realidad va mucho más allá de lo que el intelecto puede discernir...Y es que no hablamos de un pueblo cualquiera, hablamos de un pueblo con unos conocimientos astrologicos y de geometría avanzadísimos, que tenían que poseer conocimientos que aún hoy nos quedan muy lejos... Cuando se declara un incendio, es sorprendente lo que sucede con los gatos. La gente se mantiene a cierta distancia cuidando a los gatos y sin preocuparse lo más mínimo de apagar el fuego. Pero los gatos se escurren por entre la gente o saltan sobre sus cabezas y se precipitan en el fuego. Y cuando esto sucede, los egipcios se quedan muy apenados. Cuando en una casa perece un gato de muerte natural, todos sus inquilinos se afeitan las cejas. Los gatos muertos se llevan a un lugar sagrado donde son embalsamados y luego se entierran en Bubastis... Yo soy el Gran Gato que inauguró el árbol Yeshed en Heliópolis, en aquella noche en que fueron anonadados los enemigos del Dueño del universo..." Capítulo XVII del Libro de los Muertos...
Los egipcios llamaban a los gatos "miw" cuyo significado es "ver", de hecho, los antiguos egipcios colocaban estatuas de gatos en el exterior de sus casas para que los protegieran de espiritus malignos pues creían en su poder mágico y protector, ya que consideraban que el gato "todo lo ve". Qué curioso, porque cuando estamos enfadados, el gato mira siempre encima de nuestras cabezas, como si algo no andara bien en esa zona de emanación de nuestra aura. ¿A qué puede deberse que algunos amantes de los gatos relaten que sus amigos deseen posarse y dormir siempre sobre sus cabezas? ¿Pueden los gatos captar si tenemos algún daño cerebral y posándose sobre la zona tienen la capacidad de repararlo? ¿Están entre nosotros para ayudarnos a ser más amorosos, más capacitados en dar y recibir amor, y por tanto en aumentar la conciencia del ser humano? El gato es especial, un misterio en sí mismo. Yo estoy segura de que ellos tienen una visión de la realidad más amplia que la nuestra, así que muchas veces me ha dado miedo, cuando tumbados sobre mí en el sofa, de noche y sin venir a cuento, dirigen su mirada alerta a las puertas de la entrada del salón, como si estuvieran observando a antiguos habitantes de la casa, que ya no están entre nosotros, penetrando en la estancia... ¿Es casualidad que también Aztecas, mayas e incas les otorgaran a estos animales cualidades cuasidivinas? Y es que en estas culturas(que casualidad) los gatos también eran embalsamados al morir y en los lugares donde eran enterrados se levantaban emolumentos y pirámides. Los sabios y reyes Incas, como por ejemplo Atahualpa, consultaban los movimientos o las miradas de sus gatos antes de tomar una decisión importante...¿Qué tienen los gatos que ejercen esa fascinación en nosotros? Tal vez debamos mirarlos con los ojos del alma, la emoción, no del intelecto. Y eso es lo que más nos enseñan nuestros "divinos amigos": a dejarnos llevar no por el intelecto, sino por ese algo más que nos hace "eternos".... Para los que seáis un poco más de New Age seguro que os sorprende esta página:http://mensajesdelsur.blogspot.com.es/2014/05/consciencia-animal-la-divinidad-de.html

domingo, 12 de octubre de 2014

Un sonido mágico

Siete de la tarde. Tú y yo jungado sobre la cama con tu caña de pescar de juguete. Mueves tu colita y ronroneas de puro placer, porque te encantan estos momentos tanto como a mí. Jugar es divertido. Pero lo que yo no imaginaba es que ese maravilloso ronroneo tenía efectos beneficiosos tanto para tu salud como para la mía... ¿Sabías que si una persona con hipertensión acaricia a un gato que ronronea, está demostrado que su tensión baja en cuatro puntos?... Cuando el organismo lucha contra situaciones difíciles, como el estrés, el ronroneo del gato, que emite vibraciones sonoras, tranquilizan, un poco como sucede con la música. El gato es como un violonchelo cuya música se amplifica en función del tamaño de su caja torácica, que hace de caja de resonancia. El ronroneo viene de la laringe y sus vibraciones son un signo de tranquilidad entre los felinos. “Es el primer signo que la madre envía a los cachorros, una llamada al reconocimiento y a la calma que también funciona con el hombre”... Lo primero para acercarse a conocer qué es el ronroneo es conocer que las vibraciones que nuestros gatos crean con el ronroneo, que oscilan en una gama entre los 20 a 140 Hz, está demostrado que son terapéuticas para muchas enfermedades, y por este motivo están empezando a ser utilizadas en medicina ortopédica para la cura de fracturas(de huesos y tendones) y el tratamiento de la artritis, pues se ha comprobado que aceleran los procesos de curación y la creación de nuevo tejido... Además de beneficios en nuestro sistema nervioso, la estructura de nuestro aparato locomotor y por supuesto nuestro campo electromagnético(El cuerpo humano dispone de unos canales o meridianos, por donde circula la energía que nos llega del Cosmos y del Centro de la Tierra, por lo tanto, cuando nuestras emociones no están equilibradas, estas corrientes energéticas se distorsionan, atacando a los órganos y vísceras de nuestro organismo; y es aquí, donde los gatos juegan una labor muy importante para nuestra salud. A través de su gran intuición, nuestro gato se coloca donde siente que nuestra energía no está equilibrada, es decir, donde puede que haya un exceso o déficit de energía o un estancamiento. Con su ronroneo vibratorio ayudan a movilizar estas energias estancadas)... Y es increíble que ya se realizan terapias escuchando el ronroneo del gato, ronronoterapia, eso sí, escuchándolo no con auriculares, sino con un altavoz estereo, para crear un campo vibratorio alrededor del paciente. Algunas de las aplicaciones de la "ronronoterapia" son: Consolidación de fracturas. Crecimiento óseo. Tratamiento de la osteoartritis. Procesos de curación y la creación de nuevo tejido. Dolor agudo y crónico. Pérdida de densidad ósea. Atrofia muscular. Regeneración de tejido. Reparación de tendones. Movilidad de las articulaciones. Curación de heridas. Cicatrización de huesos y los músculos. Reducción del crecimiento bacteriano. Inhibe la inflamación. Jet lag. Estimulación de neuronal para la producción de serotonina y endorfinas, incidiendo en la calidad del sueño y el bienestar. Disnea Pulmonar... Fue sorprendente descubrir que el ronroneo es una terapia fantástica para la recuperación de una fractura, otro poder más de estos animales, que parecen un regalo de los dioses, para recuperarse de una lesión osea. Es curioso, que ellos no se separaran de mí mientras llevaba la escayola, su compañía era maravillosa... ¡Y yo sin saber que además me estaban ayudando a curar!.... Algunos estudios cientificos acerca del poder curativo del ronroneo del gato: *Jean-Yves Gauchet, veterinario francés, autor de “ronronoterapie”, observa que padeciendo una misma lesión y tras una misma cirugía, los gatos sufren cinco veces menos secuelas que los perros, y que se recuperan tres veces más rápido. Afirma que escuchar el sonido del ronroneo estimula las neuronas que producen serotonina, “la hormona de la felicidad” y endorfinas, incidiendo en la calidad de nuestro sueño y mejorando nuestro humor; también señala haber observado que mejora situaciones de Jet-lag. *Elizabeth von Muggenthaler, bioacústica, presidente de Fauna Communication Research Institute, en uno de sus trabajos sobre los felinos expone que: Las frecuencias entre 20 y140 Hz favorecen el crecimiento óseo y la curación de fracturas, alivian el dolor, reducen la inflamación, favorecen la cicatrización de heridas, el crecimiento muscular, la reparación de los tendones, mejoran la movilidad de las articulaciones y alivian la disnea pulmonar.*Joel Dehasse, catedrático de veterinaria en bruselas, afirma “categóricamente” que: Un gato vibra principalmente para aumentar su comodidad, es un gran especialista en deshacerse de energías negativas, siendo capaz de percibir e identificar las emocionales de su cuidador humano. Pero no se trata de que el gato posea virtudes antidepresivas, no, el no nos pone de buen humor. El gato nos libera de nuestras energías negativas!, sin necesidad de aportar energías positivas... Existe una bonita leyenda acerca de cómo empezaron a ronronear los gatos que dice así: Érase una vez una gentil princesa a la que se le planteó un desafío imposible. Tenía que hilar 10.000 madejas de lino en solo 30 días para salvar de la muerte a su gran amor. Desconsolada ante su frustración esta princesa lloraba y lloraba. Sus tres gatos al verla sintieron lástima por ella y acordaron ayudarla. Con sus tres lenguas y veloces y hábiles garras, los gatos no solo concluyeron el trabajo a tiempo, sino que el lino que tejieron fue el más fino y maravilloso que jamás se había visto en aquel reino. Cuenta la leyenda que como recompensa por su labor, fueron bendecidos con la habilidad de ronronear. Desde aquel momento y para siempre, ellos y todos sus descendientes fueron capaces de entonar el canto que hacía la rueda al hilar. Así nació el ronroneo de los gatos... Lo curioso es que los científicos no terminan de ponerse de acuerdo acerca del cómo se produce el ronroneo, entre otras cosas porque cuando quieren realizar sus estudios el gato deja de ronronear. Y es que nuestros inteligentes amigos sí que saben cuándo hacerlo. Y nosotros a "dejarnos curar", pues ellos se suben sobre nosotros justo cuando saben que lo necesitamos, guiados de su sabio instinto. Y a disfrutar de esta paz que nos transmite al misterioso ronroneo de nuestros gatos.

viernes, 12 de septiembre de 2014

Centros energéticos

Más razones en contra de la castración. Hace poco una chica me dejó un comentario en el apartado "En contra de la castración" que llamó poderosamente mi atención. Hablaba de que no deseaba castrar a su gato porque la castración podría ser perjudicial para el animal a un nivel, no solo físico, sino también energético. Como imaginaréis, me puse enseguida a investigar acerca de algo que hasta ahora no tenía ni remota idea que pudiera existir en los animales, pero sí conocía que existía en las personas: que ellos también poseen sus centros energéticos o chakras. Los Chakras son el punto focal de manifestación de energía que constituye el cuerpo sutil. Hay siete chakras principales que son el centro situado a lo largo de la columna vertebral del animal. Los chakras están relacionados con el sistema endócrino. Influencian la zona del cuerpo donde se localizan. Muchos desequilibrios físicos pueden ser el resultado de desequilibrio en los chakras. La función de los chakrás es mantener la salud espiritual, física, emocional y mental equilibradas
Cuando comencé a vislumbrar la posibilidad de que castrando al animal, no solo le arrebatabas parte de su anatomía, yendo así en contra de la naturaleza, y por tanto causándole graves daños, me di cuenta que esos daños los sufriría también en sus cuerpos más sutiles. Sí eres algo excéptic@ con esto de las energías prueba a acudir a sesiones de acupuntura, y verás la cantidad de electricidad que recorre tu cuerpo; lo digo por experiencia. Me quedé impactada cuando vi a mi pierna sacudiéndose como si recibiera sacudidas elétricas, por el efecto de las agujas que me acababa de colocar el terapeuta. Si os fijáis en la ilustración, es curioso que justo el centro energético mas importante, el plexo solar, es donde la madre sostiene a los gatitos agarrándolos firmememente por la nuca, en parte anterior del cuello. También cuando un macho cubre a una hembra, la sujeta justo por esa zona. Lo que probablemente sea una especie de terapía para activar precisamente ese centro energético; porque he visto a gatas hacerse lo mismo en sus juegos, en ausencia del macho. El segundo centro energético es el chacra sacro. Esta localizado en la zona lumbar, entre la cola y la mitad de la columna vertebral. Igual que en el ser humano rige la sexualidad en el animal y las emociones en relación al grupo o la manada. La castración y la esterilización suelen tener un efecto negativo sobre este chacra. También se bloquea en las madres que se ven separados de sus crías demasiado pronto o aquellos gatos que son separados de sus compañeros. El animal se suele manifestar con una respuesta hípersensible. Es una pena que el ser humano no tiene en cuenta que también los animales se relacionan entre ellos y que llegan a sufrir mucho cuando son separados de sus compañeros. A nivel físico rige la energía de los riñones, el sistema reproductivo y el sistema linfático. Por supuesto que los gatos son regalos de los dioses, si crees en las energías(y según la física más avanzada, todo lo conforma la energía), entonces entenderás que tus gatos no deben ser jamás castrados.

martes, 12 de agosto de 2014

Charlot, una historia de abandono con final feliz

Charlot es un macho al que encontré husmeando hace un par de semanas por lo coches aparcados en la avenida donde tengo mi casa. Se le notaba desorientado, intentaba colarse en los vehículos, como si quisiera recuperar su familia, como si buscara desesperado a la gente que antes eran sus "parientes" y que probablemente le habían dejado tirado precisamente a orillas de esa carretera. Me di cuenta de que si continuaba cerca de los coches en marcha corría peligro, así que trate de atraerlo a la zona trasera de casa, que hay una plaza ajardinada y allí se empezó a quedar a vivir. No fue difícil que me siguiera ya que se notaba que era un gato doméstico. Había sido abandonado por ser vacaciones, por gente desalmada, gente que no merece otra calificación que gentuza, porque en lugar de amarte como uno más de la familia y valorarte como mereces, te trató como a un objeto de "usar y tirar", como a un mueble viejo que ya no se necesita .... Comenzaste a quedarte a dormir en los asientos de la plaza, y una señora mayor y yo te bajábamos agua y comida. Por lo que por lo menos no pasaste necesidad. Y la señora mayor te ha buscado una nueva familia, o tu primera familia, porque lo anterior era solo morralla. Porque tú, amable Charlot, eres tan solo una historia más de abandono, entre las más de doscientos mil mascotas que son abandonadas cada año(casi la mitad en los meses de verano) por gente, ni les llamo personas, porque no lo son, que da la medida de cuanta gentuza hay por ahí suelta. No son gente buena, son basura. Y tú, Charlot, tuviste la suerte de encontrar gente con alma... También abandonan o llevan al matadero a caballos. Y también se tiran hermosas plantas VIVAS a la basura como el que tira la tostadora vieja....Para tener una muerte horrible dentro de las trituradoras de basura. Como uno de mis troncos de brasil, al que encontré muerto de sed un fin de semana de agosto hace años, junto a un bidón de basura...Y creció y se puso estupendo, y aún hoy anda fantástico. Podría tratar de concienzar a esa gente que abandona, a que piense que podrían integrar a su gato como uno más de la familia y tratar de encontrar destinos, hoteles, donde acepten gatos, pero, ¿para qué?; alguien que ha abandonado a su mascota, es un egoísta sin remedio, no merece la pena ni gastar mi tiempo. Lo que no entienden estos papás y mamás que abandonan a la mascota, es que el ejemplo que le han dado a sus hijos, abandonando a su animal, es el de : lo que estorba, lo tiro sin contemplaciones... Y cuando ellos sean viejos, y un posible impedimento a irse de vacaciones para a esos niños, que entonces serán los adultos, verán si no es a ellos a quienes despiden junto a una cuneta sin contemplaciones.

sábado, 12 de julio de 2014

Mi gata es celosa

Fue muy curioso observar el comportamiento de alguna mis gatas cuando les daba cariños al resto. Cierto día que andaba yo en casa y comencé a hacerle mimitos y lanzarle piropos a mi gata la mayor, las otras andaban por distintas estancias de casa, pero al escuchar las palabras "guapa" "te quiero mucho", etc, comenzaron a acercarse, a pasearse por frente mío una y otra vez, como queriendo llamar mi atención. Recordé que no era la primera vez que pasaba, pero si fue suficiente para comprender que actuaban de tal modo por la sencilla razón de que " querían llamar mi atención porque ellas también querían mis mimitos", así que les regalé unas caricias y volvieron a lo que estaban haciendo.... Me di cuenta de que había algo muy "humano" en mis gatos que en cierto modo celaban al resto de hermanitos, pero no fueron los mimitos lo único que provocaba en ellos una reacción que podríamos calificar de "celos". Por ejemplo, las alabanzas y halagos hacia otro gato también les hacen comportarse de un modo que parecen niños celosos. Fue cierta vez que me hizo gracia la postura que tenía al dormir una de mis gatas. Se lo hice ver a mi hermana: ¿has visto qué postura más graciosa?...con las patitas estiradas a ambos lados de la cabeza. Pues bien, su madre, que dormitaba cerca de ella en el otro sofa, en una postura de lo más convencional, hizo algo graciosísimo, que nos dejó estupefactas: adoptó exactamente la misma postura que su hija: con las patas estiradas a ambos lados de la cabeza. Me di cuenta que con aquella genial imitación solo quería llamar nuestra atención, y provocar también nuestra risa, como había logrado su hija, por lo que (divertida de verás) dije: y mira Grace que remonísima y qué postura tan graciosa... Hasta ahí todo fue normal, pero el asunto empezó a ser preocupante cuando mi gata la mayor comenzó a mostrar un comportamiento agresivo en determinados momentos, si haciamos cualquier tipo de halago a los otros animales, pero no a ella. Controlar lo que hacen o dicen las visitas no es sencillo, pero era matemático: si Grace presenciaba halagos a su hija, en pocos momentos ya había que correr porque ya iba a propinarle algún mordisco a la inofensiva pequeña, por sentir que no se habían acordado de ella. Tanto es así que, a riesgo de parecer noña, pido a las visitas cuando le dicen algo a las pequeñas: no te olvides de Grace que es muy celosa. Por supuesto, con la comida pasa exactamente otro tanto. Si, por ejemplo, abro un paquete de jamón york y le doy unos pellizcos a una de las gatas, que anda en la cocina en ese momento, otra puede sentirse desplazada y triste si no le ofrezco a ella. También resulta muy curioso como, si estoy en una estancia bastante alejada del resto, jugando en silencio con una de ellas, la otras saben por instinto que hay "juerga" y vienen rapidamente. Con los juguetes que les fabrico pasa otro tanto, hay que repartir uno para cada una. Sobre todo a la mayor, que es la que más celos muestra, a pesar de que se comporte de manera sociable y cariñosa el resto del tiempo. Esta gata es tan celosa que he logrado que acceda a ser cepillada, con la técnica de alabar a su hijas mientras las peinaba: qué guapa te vas a quedar tan bien peinada... Con lo que he logrado que ya no se pierda una sola cita con "la peluquería felina de mami", y se ha aficionado a peinarse, tanto como la coqueta de su hija. Supongo que el hecho de que Grace fuera "hija única" durante un año, antes de que vinieran los demás gatitos, pudo influir en su comportamiento. Durante todo un año no tuvo que compartir los mimitos de la familia con nadie más, era la reina de la casa, y tuvo que aprender a compartir las atenciones de los humanos. La única solución que he encontrado fue convertirme en una de esas madres que visten a todos sus hijos iguales, es decir: piropos para una, piropos para todas. Si estoy en la cocina con una de ellas y le digo : pero que mona es mi niña, tengo que añadir en voz alta: y fulanita y menganita también es mona. Para tener la fiesta en paz. Y, por supuesto, ante los comportamientos agresivos, he logrado aminorarlos casi por completo gracias a reñirle en firme. El tono de reprobación, y usar una voz ruda, que manifieste enfado, previniéndole que no le vas a dar besitos si es mala, cada vez que trate de morder, hace milagros.

jueves, 12 de junio de 2014

¿Control ciudadano o de gatos?

La primera vez que escuché que querían introducirles microchips a nuestros queridos amigos, recuerdo que pensé que era una aberración. Pero como tengo la sana costumbre de preguntarme los motivos por los cuales nuestros "bienintencionados gobernantes" hacen lo que hacen, me pareció que tras todas esas supuestas buenas intenciones de prevenir la perdida del animal, etc, se escondía algo poco claro. Te dicen que implantar un microchip en nuestro gato es beneficioso, pues si el gato se pierde, y lo encuentra un veterinario o protectora, inmediatamente podrán llamarnos a nosotros, sus dueños... Si me tengo que creer que mi gato doméstico le importa a la administración es ya de risa. Y si hablamos de evitar abandonos, la verdad, prefiero que los dueños desalmados abandonen a tener a una mascota maltratada y ninguneada, viviendo en mal estado por el miedo a la multa. Pero en este estado cada vez más policial en el que vivimos, no me extrañaría nada que la verdadera razón de ponerle el microchip al animal no sea otra que la de tener localizados a sus dueños. No se trata de saber dónde está el dueño, por dónde está el gato, se trata de sabiendo donde está el gato, tener localizado al dueño. Los veterinarios, que todo lo que les produzca ganancias, no han de rechistar, te dicen que la inyección es indolora, y que no tiene consecuencias, pero no entiendo por qué no nos hablan de los terribles efectos secundarios que pueden llegar a tener estos artilugios magnéticos en nuestras mascotas, de los que hablo más abajo. No sé si sabéis que desde el año 2008 se empezó una campaña en EEUU para implantar el chip en personas(se pretendía que nadie que no lo tuviera, pudiera acceder a la sanidad a partir del 2014), pero los dos estudios realizados en perros que habían sido microchipados demostraron que, el que querían vender como "inofensivo chip", había producido cáncer en las mascotas, era cancerígeno. Si está demostrado que esa basura es cancerígena, ¿por qué demonios la idiota normativa de nuestras comunidades autónomas continúa obligando a implantarlos en nuestros gatos domésticos, cuando esto es algo que debería ser ilegal? ¿Por qué tengo que plegarme a realizar un acto que sé que es perjudicial para mi querido animal?¿Tengo que ir de borrega por la vida? Cada vez que leo en algún foro : "mascota esterilizada y microchipada", me dan ganas de vomitar, de vomitar por lo borregos y estúpidos que podemos llegar a ser. Tal vez os parezca exagerada, pero el próximo paso, y con poco informados que andemos sabremos que no está tan lejos, será implantarlo en personas. Y entonces ya no seremos ni perritos ni gatitos, seremos ratones en una ratonera vigilada, controlada y donde la libertad ciudadana será solo una quimera, y los microchips los pondrán las comadronas.

lunes, 12 de mayo de 2014

Las perreras municipales, la verguenza española

“La grandeza de una nación y su progreso moral pueden ser juzgados por la forma en que son tratados sus animales… Mantengo que cuanto más indefensa está una criatura, más derecho tiene a que el hombre la proteja de la crueldad del hombre”. Gandhii..................... Si vais a cualquier perrera municipal de nuestra querida España encontraréis lo mismo: animales en estado lamentable, llenos de heces y suciedad. Lugares infectos donde estos amables e inocentes seres, que tanto nos dan, son asesinados por veterinarios sin moral(que no denuncian las condiciones de maltrato a los que son sometidos estos animalitos, por su propio provecho económico. Pobrecitos los animales que tengan la mala suerte de caer en las manos de este sistema de cosas que tenemos. Estas perreras , que a veces tienen la poca verguenza de hacerse llamar "protectoras", funcionan como una oficina del Inem, de lunes a viernes, por lo que los animales quedan desatendidos durante el fin de semana. Si las condiciones de los perrros son lamentables, ya no hablemos de nuestros queridos amigos felinos, pues ellos viven en un hacinamiento infecto, pisoteando por encima de sus heces, en jaúlas de apenas un metro cuadrado, llenos de parásitos y hasta mezclados hembras y machos. Hace poco visite una, y una de las cosas más tristes fue ver las expresiones de tristeza de unos pobres perros, no importa la raza, que habían abandonado sus insensibles dueños sólo porque ya no eran jóvenes y lozanos, como antes. Manifestado una falta de sensibilidad pasmosa: si adoptas un animal es para lo bueno y para lo malo, y hasta que la muerte nos separe. Por lo menos así es para algunas personas, entre las que me incluyo. Por supuesto, como esto es España, no disponen de un sistema de adopción serio, le dan el animal al primero que llega, y si es un maltratador, pues tan panchos. No podemos hacernos complices de tamaña crueldad, hay que tomar partido por estos animalitos, para que estos lugares sean habitables, y cumplan con todos los requisitos de higiene, y salud para ellos, como países de Europa como UK o Suecia, por poner un ejemplo, países de verdad avanzados.

sábado, 12 de abril de 2014

Consigue tu "carnet de gato", forma parte de la Brigada antimaltrato

Ya me ha vuelto a pillar con las manos en la masa... Después de leer los comentarios que una chica me hizo en el apartado anticastración, no he podido dejar de reflexionar sobre el maltrato impune al que son sometidos algunos de nuestros queridos amigos. El maltrato, por desgracia, no solo se da en la calle, el maltrato a nuestros amigos puede darse de forma más o menos sutil o evidente en las casas, en tiendas de máscotas, en clínicas veterinarias, y, en general, donde menos lo esperamos. Un maltratador puede ser alguien que deja en casa a su gato o perro solo varios días, uno que deja a su mascota en el coche con calor, y de ahí para arriba, no creo que haga falta mencionarlo. Me viene a la memoria el caso de un perro, que leí en un foro. El pobre perro era maltratado por una familia de gitanos, que le ataban a la furgoneta, para que el perro(que era buenísimo) se volviera fiero, porque lo querían para peleas. Una persona lo llevó a la protectora, pero el gitano fue allí a reclamarlo. Decía que tenía los papeles del perro en regla, y el chico de la protectora no tuvo más remedio que entregarle el perro a aquel gentucilla. Recuerdo un caso(no sin ponerme mala) de un tipejo (seguramente un loco)había sometido a su gato domestico a todo tipo de maltratos, hasta lo metió en el microondas. Por fortuna la ley le castigó. Pero podemos imaginar la cantidad de mascotas que llegan a una casa y que son sometidas a malos tratos, en mayor o menor grado, sin que nadie se quiera o se pueda dar cuenta. Me preocupa que la ley ampare a tanto sinverguenza sin escrúpulos que hay suelto, y que pasan ante todos por buenos vecinos o buena gente. Todo esto me hace pensar en lo desprotegidos y vulnerables que están nuestros queridos amigos de caer en manos de verdaderos desaprensivos, que solo los adquieren como juguete para los hijitos, para luego abandonar, o como objeto donde soltar sus frustraciones. O tienen la mala suerte de caer en manos de un veterinario o auxiliares de veterinario crueles , que no dudan en infligirles un sufrimiento innecesario(como a la perrita de mi tía, que como no se dejaba bañar, la colgaron atada con cadenas, dejándola totalmente traumatizada)..... Me encantaría que cuando un tipo de estos va a acercarse a un animalito, se encendiera una alarma que indicara que esas personas deben ser echadas fuera sin remilgos, pero por desgracia no existen alarmas para identificar a las malas pesonas. Algo así, de momento, es Ciencia Ficción. Si en los laboratorios españoles , si se trabaja con animales, se debe hacer un informe detallado y recibir un permiso de la administración, para controlar que no exista maltrato-sufrimiento animal, ¿por qué no exigir algo parecido para dar en adopción a los gatos? La venta estaría prohibida . La familia tendría que responder a algunas preguntas de un formulario tipo (existe algo parecido en el caso de algunas asociaciones, sobre todo de protección del galgo), como por ejemplo: ¿En qué lugar pasará el gato la vida? ¿Tendrá sitio para jugar?¿Hay bebés en casa? ¿Para qué quiere el gato, es para entretenerse o es para tenerlo como a uno más de la familia? ¿Estará protegido del frío en invierno y del calor en verano? ¿Cómo cree que se debe tratar a un gato que ha rociado en casa o ha roto algo? ¿Es partidario de los castigos físicos? ¿Cómo cree que se debe reaccionar ante las travesuras de un gato?... El empleado observaría las reacciones de esta persona, le preguntaría si es amante de los gatos, etc. Luego se le dejaría en contacto un rato con el animal, para observar de qué manera interactura con él, en un espacio donde podamos observarlo sin ser vistos. Porque existen verdaderos monstruos que solo se llevan un animal para descargar su frustración con un pobre animalito indefenso. Por supuesto que al que no se le considerara apto o verdadero amante de los gatos, no se la daría el animal en adopción, y de decubrir posterior maltrato en casa, se le retiraría el animal. Pero que esto funcione, deberemos exigir órganos de protección efectiva contra el maltrato de las mascotas y los abusos sexuales a mascotas por parte de la administración, a semejanza de la Real Sociedad Protectota de Animales en Inglaterra. En caso de las clínicas veterinarias(no sería la primera clínica que se cierra por actividades fraudulentas), creo que la ley debería obligarles a dar informes detallados de las prácticas a las que someten a los animales, deberían tener cámaras de seguridad que controlarían funcionarios, para demostrar en todo momento que la clínica cumple con todos los requisitos de higiene, y buen trato al animal. Por supuesto debemos exigir de la clínica el poder estar presentes en las curas e intervenciones al animal, mejor no dejarlo solo, que hay mucho "animal" suelto. Ni que decir tiene que el veterinario estará obligado a asegurarse por cuentos medios disponga de que la persona que viene a operar a un gato sea su legítimo dueño, para que no ocurran casos como el que relata una comentarista del apartado "En contra de la castración". Los verdaderos amantes de los animales debemos exigir de la administración que una mascota no pueda dársele a cualquiera, que no pueda ser curado por cualquiera y de cualquier modo, sino a personas que realmente le van a cuidar y tratar como a uno más de la familia. Y asegurar que en la interacción con el animal no se produzca sufrimiento. Creo que es lo menos que se merecen a cambio de todo el amor, la paz y la felicidad que nos aportan. Solo si se lo mereciera, tendría el carnet de gato(o perro) que le daría derecho a adquirir un compañero. Después alguien podría encargarse de verificar de qué modo vive ese animal, exigiéndoles fotos o vídeos sobre su interacción en casa, para ver si es o no feliz, si está agresivo, signos de maltrato etc. Nuestro papel como observadores es fundamental, a la hora de denunciar a posibles maltratadores. Así, os pido que entre todos formemos una especie de Brigada antimaltrato. Denunciando y generando otra forma de respeto hacia los animales de compañía. Exigiendo de las leyes formas reales de protección y medios de denuncia, órganos como los de la vecina Inglaterra. No podemos permitir maltrato animal ni mirar para otro lado. Para un verdadera amante de los animales como yo, que de verdad los valoro, no veo otro modo de asegurales que vivirán bien, y sin violencia. Por supuesto , si alguno veis a un vecino o a alguien que tiene gato(o cualquier animal) con signos de maltrato o abandono, llamad a la patrulla ecológica, o al Semprona. Si veis cualquier actuación agresiva o extraña, signos de falta de limpieza o animales en mal estado en clínicas, protectoras o las malditas tiendas de animales, no dudéis en denunciar. No es todo lo efectivo que nos gustaría, pero podéis llamar al Semprona o la patrulla ecológica, que seguro que algo harán. Y por supuestísimo que tenemos la mejor resistencia pasiva: dejar claro que jamás volveremos a ese lugar y que correremos la voz de su mal hacer. Generando así el respeto que de verdad nuestros pequeños amigos merecen. Porque hay gente que dice: bueno, solo es un animal...Y no saben que los animales ahí son ellos... No dejéis desprotegido al animal. Mi consejo es que si llamáis, lo hagáis sin que el maltratador esté presente. La persona que maltrata a los animales es lo peor, nadie nos asegura que vaya a reaccionar de forma pacífica. No podemos quedarnos cruzados de brazos ante el maltrato animal, sea en el grado que sea. Porque tienen derecho a ser felices, a hacer travesuras, a destrozar la casa, las plantas, el jardín y el huerto, sin recibir más que caricias...

miércoles, 12 de marzo de 2014

Prohibir los cafés de gatos.

"Detesto que me despierten..." Para los que no conozcáis de qué se trata, estos lugares son una cafetería donde se puede tomar algo, pero en compañía de unos gatos que viven en el local. Como casi todo en nuestra sociedad, la globalización también se ha hecho notar en esta estúpida idea, de los cafés de gato. Ya no es solo Japón, por desgracia se ha convertido en una moda, ahora también los hay en Europa. Encubiertos de buenas intenciones, los sesudos empresarios que regentan estos locales, se aprovechan de la capacidad de convocatoria de nuestros adorables félinos para hacer negocio. La verdad , no me importaría nada que los prohibieran. ¿Acaso no son otra forma de abusar de los animales como hacen en un circo? Es verdad que en estos cafés los gatos no viven en jaulas, pero si están "presos" en unos locales, donde ni tienen sol, ni una verdadera vida de gato, y lo más importante, donde no podrán crear vínculos afectivos con ningún humano, privándoles así de sentirse seguros en un medio no natural, hóstil, como son nuestros edificios. Me encantaría que las leyes prohibiesen este tipo de idiotez, muy típica de esta cultura del bienestar, donde para entretener al personal, ya no saben qué inventarse. Desde luego jamás iría a unos de estos café con gatos. Si amo a los gatos, me comprometo, si puedo, a cuidar a un solo gato o los que pueda, pero jamás a ser tan frívola de ir a un café a pasar un rato con un pobre animal, al que tienen allí de objeto de entretenimiento y más aburrido que un mono. En el que hay en Madrid te dicen que una protectora está detrás y que estos gatitos lindos luego van a ser adoptados. Genial, pero claro , no engañan a nadie, esos gatos, han sido escogidos cuidadosamente para dar juego, y llenar su negocio. Como el que revisa currículums, se revisa a los gatos: estos están más monos, este es de raza, y de toda la protectora , claro escoger los más vistosos y pacíficos.......................................... Acudía a un restaurante, en la puerta del mismo siempre había un gatito monísimo, al que los comensales le poníamos comidita, y el gato cada vez más gordo y ufano. Era tan manso, que muchos éramos los que nos parábamos a hacerle carantoñas o fotos con el móvil. Solo que desde que una familia lo adoptó, todo es distinto, hemos perdido la gana de acudir a ese sitio. Sin Coco, no es lo mismo. Evidentemente estos avispados empresarios conocen bien la capacidad de atracción del gato, y la aprovechan en su propio beneficio. Si todavía me dijeran que escogen felinos de la perrera, salvándoles de la muerte , podría estar de acuerdo, pero la triste realidad no es esa. Evidentemente los gatos de la perrera, unos tullidos, otros tuertos, los más llenos de piojos no les interesa para sus cool o trendy locales. Os aseguro que las fotos que he visto del café madrileno, los gatos son en su mayoría de raza, monísimos y limpísimos. Por supuesto, revisados con lupa, de entre lo mejorcito de la protectora(¿seguro que son de protectora?, porque parecen gatos de pedigrí). Escogiendo, se supone, a los más cariñosos y paraditos, para que no exista riesgo de fugas o mordiscos. ¿Imagináis la escena de un gato mordiendo a un fastidioso visitante porque le haya despertado? Los gatos odian que los despierten cuando duermen, menuda se armaría si ocurriese algo así. Pero ojalá ocurra. Casi me arrepiento de escribir esto, de alguna manera es como publicitarlo, por eso ni siquiera pongo la calle de Madrid donde se halla el dichoso bobocafé o la gatoteca, como se llama. Por supuesto, la gente entrevistada en el café japonés decía: solo me quieren porque les doy comida. Y esa es otra, espero que alimenten a los gatos, y no los tengan solo comiendo de lo que compran los clientes para ellos, para que el gato se arrime así a la gente por obligación. No me extrañaría viniendo de los japoneses, por algo los llaman la raza cruel. Os recomiendo, a los verdaderos amantes de los gatos, que jamás piséis un lugar donde se haga negocio con un animal, porque es eso: negocio con animales, como en los circos, pero en lugar de cacahuetes, acompañado de capuchino. La foto no tiene nada que ver con el post, me niego a dar publi a esos locales, así que no he sacado ninguna foto de estos, sino una foto idílica de lo que debe ser la vida de un gato doméstico.

miércoles, 12 de febrero de 2014

Drusila, Sandokán y Blanquito....¡Tenemos derecho a vivir, estas son nuestras historias!

Drusila la gata, Sandokan y Blanquito, todos tenían una historia. Drusila, una rusian blue preciosa, aunque algo raquitica. Seguramente tus dueños te compraron, pero cuando creciste un poco, y dejaste de ser un juguete, te echaron a la calle sin miramientos, como ocurre con muchas otras mascotas que caen en manos de desaprensivos. No pasaste hambre porque hubo quien te ayudó, ni frío porque dormías en la cajita que te colocaba bajo el coche abandonado. Sandokán, como te puse, se llamaba al principio Monchito, pero tu dueña trajó a casa un perro que te hacía la vida imposible, y tuviste que escapar por el balcón. La vida en la calle era dura, aunque tenías gente que te apreciaba y ayudaba, pero ahora tenías libertad para hacer auténtica vida de gato, para correr libre, para refocilarte y tener hijos, lo mejor del mundo para un gato... Luego vino Blanquito, más fuerte que Sandokán. No te miré con buenos ojos porque querías echar a Sandokán, pero la vida me enseñó que hay que dejar obrar a la naturaleza, porque gracias a ti conocí a tu hija: "cabrita", una maravilla de gata, de pelo de algodón, que ahora vive en una granja. La vida en la calle es dura, pero tienen derecho a vivir su vida y sus historias. Los gatos tienen demasiados enemigos en esta sociedad fría y deshumanizada. Ya la vida en la calle es suficiemtente penosa (un macho puede durar un año vivo por culpa de las peleas entre machos, por poner un ejemplo y solo pocos sobreviven), para que unos cuantos caraduras quieran sacar provecho de estos pobres gatos. Unos caen en manos de gente sin escrúpulos, que los captura aprovechando la impunidad de la noche, como ladrones, y luego los cocina en restaurantes asquerosos(prueba de ellos, es que los centros municipales han obtenido un descenso importantísimo de animales que han sido recogidos); otros caen en manos de veterinarios desaprensivos que los someten a la tortura de una operación sin sentido, al aire libre, sin higiene, rodeados de moscas, polvo y contaminación, para llenar el bolsillo del veterinario y contentar al politicastro de turno; otros son víctimas del vecino mealpilas, al que le molesta su sola presencia. ¿Recordáis esa peli en que los marcianos poseían a los humanos y todos eran fríos y sin sentimientos? Esa es la sensación que tengo cuando visito algunos barrios de mi ciudad donde vive gente "pija". Barrios donde una amiga daba de comer a los gatos en un arbusto, y el arbusto era podado hasta la saciedad, con lo que había que cambiar a los gatos de "refugio".... Gente uniformada, fría y sin alma, que ven en un magnifíco animal como es el gato (aunténtico habitante antes que llegara el constructor de ese lugar) a un elemento que les rompe el paisaje ideal para la fría y uniformada armonía de esas cabezas que dan un poco de miedo en su ansia de vivir una vida tan milimetrada y "perfecta"... Algo que siempre me ha parecido que rozaba visos psicopáticos... Nuestros maravillosos amigos gatos, tienen derecho a pasearse por donde gusten, y a refocilarse cada vez que gusten, pero el número de meapilas crece, porque estas familias más preocupadas por la mancha en su moqueta, son felices en unos parajes donde los gatos estén castrados, o marginados en casas, porque les molesta, les rompen su enferma visión del paisaje. La persona de corazón , no esos desalmados, ven un gato y son felices, están viendo un magnífico animal, se dan cuenta que por unos instantes, acariciando ese gato, son unos verdaderos privilegiados. Pero luego están los de alma podrida, que solo ven en nuestros queridos pequeños felinos eso, un estorbo en esa vida american beauty prefabricada y falsa. Nos dicen que hay superpoblación gatuna, para justificar la carnicería de la que hablé antes de las campañas de esterilización, pero es mentira, cada vez se ven menos gatos, esa es la auténtica verdad. Y ya es bastante dura la vida de ellos libres, como para encima no tratar de defenderlos de estos que se dicen sus amigos solidarios, y solo van a llenar su bolsillo.......................................................................... Sandokan: macho alfha por un año------Ahora en paradero desconocido..................... Drusila: hembra multipartípara, defendías como nadie tu territorio------Ahora en paradero desconocido................. Blanquito: nuevo macho Alfha, un auténtico campeón con mucha descendencia--------------Ahora en paradero desconocido.... .......................... ¡Porque unos desalmados os robaron vuestras historias!................................................. Creo que cada gato es único, "pintado a mano por ángeles", con personalidad única y vivencias propias y direrentes y merece que su historia y sus vivencias nos enseñen. Me gustaría crear la "casa del gato", no una asociación, solo un lugar donde los niños y adolescentes, pero también los adultos, puedan compartir y hablar de las historias de sus gatos, de raza o no, caseros o callejeros. Que se relate todo el amor que nos dan para que otros se acerquen a ellos. Escribir estas experiencias y dejarlas allí, o hacer dibujos con esos gatos o fotografías. Esto enseñaria a ser más conscientes y a entender que son seres maravillosos,con alma, y que merecen ser dueños de su destino, y que nosotros seamos sus amigos y les ayudemos, y no todo lo contrario... Haciendo del mundo un lugar más cálido donde vivir, de la mano de nuestros queridos gatos, de los que tanto tenemos que aprender. De momento pongo una nueva pestaña para que todo el que quiera participe con sus comentarios, dando ideas para la defensa de los gatos domésticos o callejeros, se llamará "en defensa del gato"............................. A todos mis queridos gatos callejros y a los amantes de los gatos callejeros y de un paisaje lleno de gatos, os dedico el vídeo de Conchita:

sábado, 11 de enero de 2014

¡Devolvedme mis gatusos!

En el barrio viejo no se podía ir a ningún lado sin encontrarse con alguno de vosotros, mis queridos amigos. Gatos grandes, cachorros, blancos, negros, manchados, romanos, y los de los de los pisos del jardín, los gatos señoritos, todos con su correa y cascabel. Cada dos o tres días iba por allí a llevaros pitanza y agua para reponer las fuerzas, alguna buena samaritana de entre las vecinas, me decía "pues yo a los que se refugían en el parquecito de detrás les pongo pescadito"............ Por supuesto, estaba la diosa del barrio: Drusila, te llamé. Llavábamos más de dos años siendo amigas, bueno todo lo amiga que te atrevías , con tu buen juicio, a ser amiga de una humana, esos bestias sin corazón. Pero un buen día bajé del coche y ya no estabas en tu sitio de siempre, te llame por todos lados, pero solo me contesto el ruido ambiente de transeuntes y coches. No estabas tú, pero tampoco ninguno de tus hijos, ni tus colegas, no quedaba ni un gato en todo el barrio viejo, y ya jamás volvistéis............ Decenas y decenas de gatos, os esfumastéis en la nada de la noche a la mañana. LLamé al ayuntamiento fingiendo que había perdido mi gata, la chica de la perrera me dijo: "no se preocupe, nosotros no tenemos recogida de gatos ni nada parecido, solo aceptamos si nos traen algún gatito encontrado"... Pero entonces, quién podía desvelarme que tantas decenas de gatos hubieran desaparecido todos a la vez. Los vecinos convivían en un apático desinterés con los gatos, y ningún vecino que yo sepa es capaz de capturar tantísimo gato solo y luego llevarlos a no sé dónde.... Entonces recordé aquella conversación unos meses antes en la peluquería. Mi peluquera contaba una anécdota, que había llamado mi interés.............. Os transcribo la conversación más o menos cómo la recuerdo:............... -Qué risa, le dije a mi marido, ay, pero mira qué bonicos son nuestros vecinos chinos que crían gaticos y perricos en su patio....y va mi marido (el marido de la peluquera es policia local) y me contesta: -Pero mujer no seas ilusa, y para qué te crees tú que quieren "los chinos" los perritos, pues para el menú del día.... La peluquera reía, pero yo no podía reír.................... Un conocido, conductor de autobús, se ganó la confianza de un chino que subía cada día, cuando la confianza fue grande, le preguntó : "oye, ¿es verdad eso que cuentan de que ponéis gato? Y el chino, le contesto sin rodeos: si, es verdad..................... Cuando alguien quiere invitarme a un chino mi "no" es rotundo. Y es rotundo porque no me gusta que me tomen el pelo personas que se pasan de listas. Todavía sé diferenciar los sabores y texturas, y tengo conciencia para no comerme un gato, estoy convencida que los restaurantes chinos dan gato.Pero a alguno de mis amigos, les cuesta creer que así sea, bendita inocencia la nuestra. Pero eso sí , todos al salir del restaurante bien que comentan: qué sabor tan raro la ternera o esta carne llena de cartílagos no era ni de lejos pollo................................... Tal vez la gente lo sospecha, tal vez, pero tal vez es que a ellos también les da un poco igual, con tal de que el plato esté delicioso, y eso hay que reconocerlo, los chinos acompañan sus platos con salsas sabrosísimas(con toneladas de glutamato sódico, un producto especialemente adictivo, eso sí). Lo que no parece percartarse los ingenuos comensales es que un gato recogido en la calle se ha podido alimentar de ratones, ratas y estos animales transmiten enfermedades........... Y cuando veo al más esceptico de los amigos, que no se cree lo de los gatos, le dejo ko, con una pregunta muy simple: -¿pero tú has visto alguna vez a "un chino" comprando carne en una carnicería? Y entonces, el amigo, se queda callado, muy callado, pensativo....Touché............... Y digo yo, tantos controles a los que someten las carnes que tomamos la Unión Europea, y ¿quién controla lo que nos dan los chinos, su procedencia?.... ¿Por qué todos miran para otro lado con este tema? Claro, que el ayuntamiento gana con este asunto, ya que les mantienen las calles limpias de felinos, que cada vez más se escucha cosas del estilo: en mi pueblo estaba todo llenos de gatos hasta que nos pusieron el primer "chino", que desaparecieron todos........................ Yo solo sé una cosa, quiero que me devuelvan a mis queridos gatusos del barrio viejo, me duele el alma cada vez que voy, intento no ir. ¿Será casualidad que fue justo cuando pusieron el primer chino en ese barrio que desaparecieron todos?............................ ¿Por qué los gatos de correa no han desaparecido, aunque paseaban también por la calle? Pero qué listos son algunos...................... Me viene a la memoría un acontecimento que aún hoy no puedo recordar sin que se me ponga la carne de gallina. Y eso que hace algunos años de ello. Yo solía subir a mi gata a la azotea para que se paseara por allí, al rato subía a por ella. Pero un día subí y no aparecía. Por una pequeña rendija se había colado al otro patio. Me fui pitando hacia el edificio anexo al mío con el corazón dando brincos. Entré a la escalera, y me topé con una señora que salía de casa y le pregunté si había visto una gata que se había perdido en la azotea. Me contesto que no, pero que el "chino" del tercero estaba subiendo muebles a la azotea. Fui pitando al tercero, pero no me abrían, pegué el oido a la puerta y escuche el ruido de una puerta interior cerrarse............................. Fingí que hablaba por el móvil y dije en alto: si no abre, llamo a la policia. La palabra "policia" obró el milagro. Cuando me abrió, le pregunté si había visto una gata en la azotea, no puedo olvidar su mirada al contestarme: mirada cínica, sonrisita de malicia, me dijo que acababa de despertarse..................... Al escuchar que acababa de despertarse, y comprobar que me estaba mintiendo, algo en mí se despertó, debe ser algo parecido al instinto maternal, y no sé con qué fuerza interior me metí en su casa y empecé a llamar a mi gata fuerte. La escuché detrás de una puerta, estaba en la cocina, en postura fetal, aterrorizada, y junto a ella un cacharro de plastico con arroz blanco y cabezas de pescado negras como el hollín. Ya le había puesto comida , supongo que para cebarla. Agarré a mi gata ,y salí pitando sin hacerle ni un reproche, solo quería a mi gata................ Aunque pueda parecerlo, no soy xenófoba, pero hay un sentimiento común en mí, que no me gusta encontrar en ninguna raza: los que se pasan de listos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...